Los magnates mexicanos apoyan la reforma fiscal de Calderón

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los grandes magnates mexicanos Carlos Slim y el presidente de Cementos Mexicanos (Cemex), Lorenzo Zambrano, han mostrado su apoyo para que se apruebe la reforma fiscal impulsada por el presidente Felipe Calderón. Ambos intentan convencer al país de que esta modificación es necesaria por las dificultades financieras que atraviesa el país a raíz de la caída de los precios del petróleo. Los grandes magnates mexicanos Carlos Slim y el presidente de Cementos Mexicanos (Cemex), Lorenzo Zambrano, han mostrado su apoyo para que se apruebe la reforma fiscal impulsada por el presidente Felipe Calderón. Ambos intentan convencer al país de que esta modificación es necesaria por las dificultades financieras que atraviesa el país a raíz de la caída de los precios del petróleo.

El presidente y director de Cementos Mexicanos (Cemex), Lorenzo Zambrano ha afirmado que, «aunque duela», es una medida que el país debe adoptar. Con estas palabras el empresario apoyó la reforma del presidente Felipe Calderón.

Por su parte, el magnate mexicano Carlos Slim también se ha mostrado de acuerdo con la posible subida de impuestos anunciada por Calderón. Sin embargo, el empresario sugirió que “el remedio para salir adelante es invertir en infraestructura”, en una clara referencia a la crisis económica global. Slim es el presidente de Grupo Carso y uno de los hombres más ricos del mundo.

Slim y Zambrano se une así a la corriente, generada por entidades como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IFEM), que se han mostrado favorables a una reforma fiscal.

Las dificultades que atraviesa México, cuya actividad económica está muy supeditada a lo que ocurre en EEUU, ha generado un debate creciente en torno a la necesidad de una nueva reforma fiscal. Nuevos datos hablan de que la dependencia mexicana en relación con la venta de su petróleo podría provocar un nuevo traspiés con la decadencia de algunos de los principales yacimientos del país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA