Los escándalos inmobiliarios de las cajas valencianas llegan a México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dos cajas de la Comunidad Valenciana han visto como también sus inversiones inmobiliarias fuera de sus fronteras no resultan todo lo provechosas que esperaban. Bancaja y la CAM, están sufriendo actualmente la paralización de megaproyectos turísticos en los que habían puesto dinero en la costa de México, lo cual amenaza con agravar aún más la situación en la que se encuentran estas entidades. Dos cajas de la Comunidad Valenciana han visto como también sus inversiones inmobiliarias fuera de sus fronteras no resultan todo lo provechosas que esperaban. Bancaja y la CAM, están sufriendo actualmente la paralización de megaproyectos turísticos en los que habían puesto dinero en la costa de México, lo cual amenaza con agravar aún más la situación en la que se encuentran estas entidades.

Según publica la Cadena Ser, Bancaja, hoy integrada en Bankia, invirtió unos 200 millones de euros en el denominado ‘Plan Maestro Grand Coral Los Cabos’, que incluyó la compra de más 1.200 hectáreas para construir una zona turística de lujo en el litoral mexicano.

El proyecto de la caja que preside José Luis Olivas tenía prevista la edificación de 36.000 apartamentos turísticos, un campo de golf de 18 hoyos e infraestructuras comunes. Esta urbanización, en la que ya se han invertido más de 200 millones de euros, está proyectada sobre una superficie de 400 hectáreas, de las cuales 108 serían zonas verdes. Sin embargo, aún está pendiente la autorización del Ministerio de Medio Ambiente Mexicano.

Un caso similar ocurre con la CAM que se introdujo en la costa Pacífico mexicana de la mano de la promotora Hansa Urbana, de la que la entidad adjudicada al Sabadell posee un 30%, con un proyecto que lleva paralizado varios años y que cuenta con la fuerte oposición de diversas organizaciones ecologistas, entre las que se encuentran Ecologistas en Acción y Greenpeace.

En México, un grupo liderado por la promotora alicantina prevé construir 15 hoteles, un puerto deportivo para 490 barcos, dos campos de golf y 8.000 viviendas, que se haría realidad en cinco fases, en Cabo Cortés, al sur de la península de Baja California, una zona virgen de alto valor ecológico. Según denuncian los ecologistas, este complejo viola la regulación medioambiental mexicana.

Rafael Galea, presidente de Hansa, ya ha estado envuelto en varias polémicas. De hecho, se vio obligado a declarar como imputado dentro del caso ‘Brugal’ debido a la adquisición por parte del empresario Enrique Ortiz, presidente del Hércules, de unos terrenos de Hansa Urbana en la playa de San Juan de Alicante. También declaró ante el juez Daniel Gil, que fuera máximo responsable de la división de inversión inmobiliaria de la CAM.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA