Las small caps brasileñas, presionadas por el nuevo impuesto a las transacciones financieras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La decisión del Gobierno de Lula da Silva de fijar un impuesto a las inversiones en la renta fija y el mercado bursátil local ha golpeado de lleno la cotización de las empresas de pequeña capitalización. Los analistas consultados por Americaeconomica.com aseguran que los inversores podrían optar ahora por acceder a las grandes compañías, como Petrobras o Vale do Rio, a través de los ADR que cotizan en Nueva York sin este gravamen. Una situación que perjudicará a las pequeñas empresas que no pueden pagar los costes de cotización en los parqué extranjeros. De momento, y desde el anuncio de Guido Mantega, el índice Bovespa Small Caps ha perdido un 4,5%, una cifra superior al 3% de descenso registrado por el selectivo Bovespa. La decisión del Gobierno de Lula da Silva de fijar un impuesto a las inversiones en la renta fija y el mercado bursátil local ha golpeado de lleno la cotización de las empresas de pequeña capitalización. Los analistas consultados por Americaeconomica.com aseguran que los inversores podrían optar ahora por acceder a las grandes compañías, como Petrobras o Vale do Rio, a través de los ADR que cotizan en Nueva York sin este gravamen. Una situación que perjudicará a las pequeñas empresas que no pueden pagar los costes de cotización en los parqué extranjeros. De momento, y desde el anuncio de Guido Mantega, el índice Bovespa Small Caps ha perdido un 4,5%, una cifra superior al 3% de descenso registrado por el selectivo Bovespa.

Los expertos consultados aseguran que el polémico impuesto, destinado en un principio a frenar la apreciación del real, no conseguirá frenar la entrada de inversión extranjera en un país que ha demostrado más que de sobra su resistencia a la crisis, con un fuerte descenso en la tasa de paro y unas previsiones que otras regiones desarrolladas envidian para el próximo año.

Por este motivo, muchos piensan que la Bolsa brasileña iniciará esta misma semana una campaña para ejercer presión al Gobierno presentando nuevas alternativas para frenar la subida de la divisa local frente al dólar, superior al 36% en lo que va de año. La apreciación del real ha golpeado con especial fuerza a los exportadores, quienes han presionado duramente al Gobierno en los meses recientes para que tome medidas para detener el fortalecimiento de la divisa.

El gravamen resucita un impuesto a las transacciones financieras para las inversiones en renta fija que el Gobierno archivó en octubre del año pasado, cuando la crisis de crédito global se agravó y se redujeron los flujos de inversión. Pero entonces era sólo del 1,5%, y no afectaba a las acciones locales.

Aunque muchos analistas, como los de Goldman Sachs, han intentado tranquilizar a los inversores asegurando que la medida no tendrá consecuencias “graves” para los mercados locales, algunos recuerdan que cuando en 2008 se impuso el impuesto sobre la renta fija, el volumen de operaciones en el mercado de derivados cayó un 11%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA