Las protestas estudiantiles en Honduras fuerzan al Gobierno a replantearse su Ley Educativa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A diferencia del caso chileno, en el que el entendimiento entre el Gobierno de Piñera y los estudiantes es inexistente, en Honduras se ha puesto en marcha un proceso de reforma de la educación en el que se han integrado más de cien organizaciones de la sociedad civil, profesores, estudiantes y otros sectores, que trabajarán para definir una nueva Ley de General de Educación que garantice que sea gratuita y de calidad. El avance se produce después de que con anterioridad el Congreso hubiera tenido que retirar un anteproyecto para regular el sector por las protestas estudiantiles, que han logrado su objetivo. A diferencia del caso chileno, en el que el entendimiento entre el Gobierno de Piñera y los estudiantes es inexistente, en Honduras se ha puesto en marcha un proceso de reforma de la educación en el que se han integrado más de cien organizaciones de la sociedad civil, profesores, estudiantes y otros sectores, que trabajarán para definir una nueva Ley de General de Educación que garantice que sea gratuita y de calidad. El avance se produce después de que con anterioridad el Congreso hubiera tenido que retirar un anteproyecto para regular el sector por las protestas estudiantiles, que han logrado su objetivo.

Las organizaciones elegirán representantes que se reunirán para discutir y redactar los contenidos de la Ley de Educación. El presidente del país, Porfirio Lobo, ha señalado al respecto que “debe haber una reforma que garantice la calidad, la inclusión, la gratuidad, que es un deber del Estado, y en esa ruta estamos concertando todos juntos”. El inicio del proceso de diálogo se produce después de que un anteproyecto fuera retirado en el Congreso por la oposición de los estudiantes al mismo.

De hecho, 3.000 jóvenes se manifestaron en la calles de Tegucigalpa para protestar por lo que consideran un proceso que privatizará la educación y la hará empeorar. Mientras, más de 10.000 profesores continúan con un paro para exigir al Gobierno que les pague salarios atrasados desde febrero pasado, lo que ha dejado a gran parte de los niños sin clases.

Lobo ha pedido que el proceso de discusión de la ley se haga sin debates políticos y sin politizaciones. Juan Hernández, presidente del Congreso, ha declarado que “es el momento de transformar de una vez por todas el sistema educativo del país. Debemos hacerlo por Honduras, por los niños y por los jóvenes».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA