La Eurocámara solicita un aplazamiento de las negociaciones comerciales con Mercosur

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Parlamento Europeo, preocupado por la agricultura de la Unión, ha planteado la necesidad de que las negociaciones con Mercosur sean pospuestas hasta que los acuerdos para la liberalización del comercio mundial, Ronda de Doha, hayan finalizado. El Parlamento Europeo, preocupado por la agricultura de la Unión, ha planteado la necesidad de que las negociaciones con Mercosur sean pospuestas hasta que los acuerdos para la liberalización del comercio mundial, Ronda de Doha, hayan finalizado.

La Eurocámara ha solicitado la evaluación del impacto que tiene sobre la agricultura europea el acuerdo con el bloque integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Los diputados europeos han reclamado que no se abra el mercado a los bienes agrícolas extracomunitarios mientras no se autoricen compensaciones para los productos de la Unión Europea, por lo que las negociaciones con el Mercado del Sur deberían retrasarse hasta que la Organización Mundial del Comercio haya tratado el tema del comercio agrícola, aspecto que quedó fuera en la ronda anterior que se celebró en Uruguay.

La rebaja de los aranceles aduaneros para los productos agrícolas de Mercosur constituye, según explican los eurodiputados, un riesgo para las economías de las regiones periféricas de la Unión Europea, también basadas en la agricultura. Asimismo, señalan que se debe exigir al Mercado del Sur una oferta que se equipare a las generosas concesiones realizadas por su bloque, como la que se ha realizado con las importaciones de plátanos de Ecuador y Colombia recientemente.

La Unión Europea importa productos agrícolas de procedentes de Mercosur por valor de 19.000 millones de euros, frente a los 1.000 millones que se exportan. Estas cifras han llevado a los eurodiputados a reclamar a Bruselas que se deje de subordinar los intereses de la agricultura, frente a los de otros sectores.

La Unión Europea retomó mayo del pasado año las negociaciones con el Mercado del Sur, después de cinco años parado por diferencias entre los productos que debían incluirse en el acuerdo. Pese a las prisas con las que los bloques reanudaron las conversaciones, los Veintisiete ha decidido frenar los acuerdos para proteger al sector agrícola europeo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA