La constructora española Mall exige 1064 millones de dólares al Gobierno de México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Grupo Mall, constructora española con amplia presencia en América Latina, ha reclamado, en una carta dirigida al presidente mexicano, Felipe Calderón, el pago de una indemnización de 1.064 millones de dólares (739 millones de euros). Asegura que el incumplimiento de los acuerdos firmados con el Gobierno del ex presidente Vicente Fox han impedido cumplir con los plazos de construcción de un mega resort turístico en Campeche, en la costa atlántica mexicana. El Grupo Mall, constructora española con amplia presencia en América Latina, ha reclamado, en una carta dirigida al presidente mexicano, Felipe Calderón, el pago de una indemnización de 1.064 millones de dólares (739 millones de euros). Asegura que el incumplimiento de los acuerdos firmados con el Gobierno del ex presidente Vicente Fox han impedido cumplir con los plazos de construcción de un mega resort turístico en Campeche, en la costa atlántica mexicana.

La nota enviada a la presidencia azteca «notifica a la República de México la intención de iniciar un procedimiento arbitral de protección de la inversión realizada por la compañía española en territorio mexicano». Según publica el diario CincoDías.com, el grupo reclama una indemnización de 1.064 millones de dólares (739 millones de euros) alegando «el sistemático incumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno de la República de México en 2005 para el desarrollo del resort».

En 2006, el ex presidente de México, Vicente Fox, inauguró las obras del que iba a ser «el primer resort turístico de Latinoamérica»: Campeche Playa, Golf, Marina, un complejo promovido por Mall, controlado por la familia Noval, situado a orillas del Atlántico, en la península del Yucatán, que contemplaba la edificación de 2.500 viviendas, un hotel de cinco estrellas con 500 habitaciones, una marina deportiva para 150 embarcaciones, un biocentro de conservación de la tortuga carey y un campo de 18 hoyos diseñado por el famoso golfista Jack Nikclaus.

Sin embargo, cuatro años la empresa con la que el Grupo Mall se había asociado para su construcción, Ingenieros Civiles Asociados (ICA), se hizo con el control de la obra alegando el “ejercicio de sus derechos como acreedor del proyecto”. La multinacional mexicana, que cotiza en México y Nueva York y que es la mayor empresa de su naturaleza en el país azteca, aseguraba que la medida tenía como objetivo «proteger su inversión en el proyecto turístico de Campeche, tras continuos incumplimientos por parte de las empresas desarrolladoras de nacionalidad española, subsidiarias de Grupo Mall Empresarial».

Pero el Grupo Mall no lo ve de la misma manera. El mismo comunicado hecho púbico ayer asegura que el Gobierno mexicano ha “amparado el expolio de los activos de la empresa española en México, realizado por la empresa ICA con total impunidad». Alega que la imposibilidad de llevar a buen término el proyecto se deriva de «los continuos retrasos por parte del Estado en el cumplimiento de los compromisos” y establece como los más lesivos “el cambio de trazado de la carretera federal y las líneas de alta tensión, la realización de una depuradora de agua potable y de una subestación eléctrica».

Según los planes iniciales, el complejo de Campeche tendría que haber estado operativo desde 2009. A principios del año pasado 168 inversores, la mayoría británicos, solicitaron la devolución del dinero entregado, 10,8 millones de dólares (8,3 millones de euros), y 5,8 millones adicionales (4,45 millones de euros) ante los retrasos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA