La CAN maniobra para evitar la marcha de Ecuador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La seria amenaza de que Ecuador, que se siente damnificada por los desequilibrios comerciales, pueda abandonar la Comunidad Andina de Naciones (CAN), ha hecho saltar las alarmas dentro del mecanismo de integración, que estudia ya las demandas ecuatorianas y convocará una reunión urgente. La seria amenaza de que Ecuador, que se siente damnificada por los desequilibrios comerciales, pueda abandonar la Comunidad Andina de Naciones (CAN), ha hecho saltar las alarmas dentro del mecanismo de integración, que estudia ya las demandas ecuatorianas y convocará una reunión urgente.

El secretario general de la CAN, Adalid Contreras, ha confirmado que desde dentro del mecanismo se toma muy en serio la amenaza ecuatoriana. En declaraciones a la Agencia Andina, ha asegurado que están revisando con atención y celeridad las demandas del Gobierno de Rafael Correa, que ha solicitado una reunión del más alto nivel de los mandatarios de la CAN.

Ecuador se queja de los serios desequilibrios comerciales entre su país y los demás miembros, ante todo Perú y Colombia. La reclamación tendría que ver con una falta de beneficios para la economía ecuatoriana, pero también con el bloqueo que los camioneros colombianos estarían llevando a cabo en la frontera contra productos del vecino país transportados por carretera.

El ejecutivo ha recordado que la Comisión de CAN, integrada por las autoridades de comercio exterior y otros ministerios, evaluará con las cancillerías el tema bajo un prisma técnico. Pero la amenaza de Ecuador ha servido además para que las autoridades colombianas facilitaran escolta policial al primer contingente de camioneros ecuatorianos que cruza la frontera en 11 días.

De confirmarse la marcha de Ecuador, sería el tercer país en hacer lo propio después de los abandonos de Chile y, más recientemente, Venezuela. Las críticas al mecanismo de integración han sido numerosas. El ex presidente peruano, Alan García, la dio por muerta el pasado año, una opinión que su sucesor, Ollanta Humala, parece querer revertir.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA