Agorazein

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Puede que algunos viejos aficionados, como yo mismo, no acabemos de comulgar del todo con las ruedas de molino incluidas en algunos textos de Agorazein. Pero eso no nos impide comprender su éxito, ni admitir que su propuesta musical renovadora ha supuesto un terremoto para el rap español. Puede que algunos viejos aficionados, como yo mismo, no acabemos de comulgar del todo con las ruedas de molino incluidas en algunos textos de Agorazein. Pero eso no nos impide comprender su éxito, ni admitir que su propuesta musical es renovadora e inteligente y ha supuesto un terremoto que ha hecho temblar los cimientos del rap español.

Su nuevo disco, titulado ‘Siempre’, ha aparecido una década después de la irrupción explosiva de la banda en la escena nacional de los rimadores. Un lugar en el que no siempre fueron bienvenidos. Y en el que, sin embargo, han terminado por hacerse un hueco gracias a su apuesta decidida por los sonidos más melódicos.

Agorazein confían en el ‘autotune’ para algo más que esconder sus posibles carencias vocales. Una tendencia que, si bien lleva tiempo instalada fuera de nuestras fronteras ha tardado bastante más en llegar aquí. Y lo ha hecho impulsada por los ejércitos juveniles del ‘trap’ que empujan fuerte en los últimos dos años.

Románticos y, presuntamente, callejeros, en el universo de C. Tangana, Fabianni, I-Ace, Jerv.agz y Sticky M.A. (los miembros oficiales de este colectivo) proliferan las mujeres fatales y también los desengaños amorosos, quizá como muestra de que también los tipos duros tienen su corazoncito.

Un poco en la estela de la consolidación de C.Tangana como serio aspirante al ‘estrellato’ por su capacidad para conectar con las preocupaciones de los ‘millennials’, el crecimiento de Agorazein parece llevarles, de vez en cuando, a territorios algo alejados de sus temáticas habituales centradas en la lucha de sexos y en la reafirmación personal.

Una puerta abierta al futuro que apreciamos, por ejemplo, en la magnífica canción ‘100k pasos’. Aunque parte del mérito quizá habría que atribuírselo a Royce Rolo, el productor e ingeniero gallego de Banana Bahia Music. Un profesional con gran capacidad para mimar los ‘beats’ y tejer bellos ropajes de texturas inesperadas que sientan muy bien a estos temas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA