Vuelve la tensión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las relaciones entre Bogotá y Caracas han pasado en menos de 15 días de ser, más o menos, cordiales, gracias a la mano tendida por el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, a Hugo Chávez, a volver a romperse por culpa de las acusaciones realizadas por Gobierno del todavía presidente colombiano Álvaro Uribe, sobre el papel de Venezuela como territorio refugio de la guerrilla colombiana. Lo última noticia es que la fiscalía colombiana estudia la posibilidad de denunciar al país vecino ante la Corte Penal Internacional. Las relaciones entre Bogotá y Caracas han pasado en menos de 15 días de ser, más o menos, cordiales, gracias a la mano tendida por el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, a Hugo Chávez, a volver a romperse por culpa de las acusaciones realizadas por Gobierno del todavía presidente colombiano Álvaro Uribe, sobre el papel de Venezuela como territorio refugio de la guerrilla colombiana. Lo última noticia es que la fiscalía colombiana estudia la posibilidad de denunciar al país vecino ante la Corte Penal Internacional.

El Fiscal General de Colombia, Guillermo Mendoza Diago, no descarta incluso que este estamento judicial pueda alcanzar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El abogado ha señalado que ha recibido por parte de su Gobierno una carpeta en la que se documentan unos 60 ataques cometidos por los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) contra poblaciones de Colombia, los cuales después van a refugiarse a Venezuela.

Por su parte el presidente Hugo Chávez ya ha anunciado la ruptura total de las relaciones diplomáticas con Colombia, después de que este país continuara con sus acusaciones sobre la presencia de guerrilleros de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Venezuela.

Como muestra de esta ruptura, Chávez ha ordenado el cierre de su embajada en Bogotá y ha dado 72 horas a los diplomáticos colombianos para que abandonen su país. La embajadora colombiana en Venezuela, María Luisa Chiappe, ha respondido y asegura que los funcionarios diplomáticos de su país saldrán de Venezuela en el plazo establecido por Chávez, pero que se quedarán los funcionarios de los consulados.

Para demostrar su inocencia, el mandatario venezolano, ha solicitado a la Organización de Estados Americanos (OEA) la formación de una comisión internacional que verifique la presencia de campamentos guerrilleros.

El ministro de Defensa de Venezuela, el general en jefe Carlos Mata Figueroa, ha negado las denuncias que se han realizado contra su país en la OEA. El representante del Gobierno sostuvo que en su territorio se han hecho enormes esfuerzos para combatir el contrabando, el narcotráfico, el secuestro y la extorsión, que han derivado de la guerra civil que vive Colombia.

Este no es el único problema ya que las autoridades militares han anunciado que estarán alerta por si se produce una incursión extranjera a territorio venezolano, la que responderán con contundencia. Los militares también han ofrecido su apoyo incondicional al presidente Hugo Chávez tras romper las relaciones con Colombia.

El presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, que durante todo este tiempo ha intentado mejorar las relaciones con Venezuela y con el resto de países latinoamericanos, se ha encontrado (en medio de su gira latinoamericana) con una difícil situación creada por el todavía presidente colombiano Álvaro Uribe.

Gente cercana a Santos creen que Uribe ha provocado esta situación para crearle problemas al próximo dirigente del país que tomará el cargo el próximo 7 de agosto.

La reconciliación entre los dos países, que inicialmente parece ser complicada, puede dar un vuelco, ya que Chávez ha dejado abierta la posibilidad de que este escenario cambie a partir del próximo 7 de agosto, cuando toma posesión el presidente electo Santos.

Por tanto habrá que esperar hasta ese día para ver si la situación hostil entre los dos países se soluciona. Santos será presidente y la clave para conseguir la tan esperada reconciliación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA