Un presidente poco popular

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El mandatario chileno, Sebastián Piñera, no consigue remontar su popularidad, que se mantiene muy baja a pesar de los avances económicos del país latinoamericano. Ni siquiera que Chile acogiera la reciente Cumbre de la CELAC y la UE ha conseguido repuntar el apoyo de los ciudadanos al presidente.

El mandatario chileno, Sebastián Piñera, no consigue remontar su popularidad, que se mantiene muy baja a pesar de los avances económicos del país latinoamericano. Ni siquiera que Chile acogiera la reciente Cumbre de la CELAC y la UE ha conseguido repuntar el apoyo de los ciudadanos al presidente.

En la última encuesta conocida, realizada a finales de 2012 y cuyos resultados se han anunciado la semana pasada, ha revelado que Piñera acabó el pasado año con una popularidad del 31%. Como ha señalado Associated Press, es el mandatario más impopular de Chile desde Augusto Pinochet.

Las protestas del sector educativo, que se muestra muy descontento con el sistema del país basado en créditos, y los recientes escándalos relacionados con miembros del Ejecutivo que han derivado incluso en la salida de algún que otro miembro del equipo de Gobierno, han afectado fuertemente a la imagen del mandatario en un año de bonanza económica.

A pesar de que el país latinoamericano fue el escenario de una importante cumbre internacional, Piñera no logra hacerse con el favor de los chilenos. A finales de enero, Chile acogió la Cumbre entre los países de la CELAC y la UE en la que se establecieron relevantes lazos comerciales.  

Chile cerró el 2012 con una cifra récord en cuanto a inversión extranjera directa, que ha crecido un fuerte 63,1% hasta los 28.150 millones de dólares (cerca de 21.000 millones de euros), según ha informado ayer el Banco Central del país. Según el vicepresidente ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras, Matías Morí, este avance se debe a que el sólido crecimiento económico de la nación, el elevado precio del cobre y la estabilidad macroeconómica han atraído una importante inversión extranjera.

Y es que, los datos publicados esta semana ponen de manifiesto que 2012 fue un buen año para Chile, económicamente hablando. El PIB se expandió un 5,6%, de acuerdo con lo esperado, con una inflación por debajo de lo previsto; mientras que el paro en el último trimestre descendió un 6,1%.

Peores perspectivas se presentan para el presente año, el sector de la construcción se desacelera cada vez más y el propio subsecretario de Hacienda, Julio Dittborn, ha reconocido que en el 2013 el avance económico será mucho menor. El mandatario podría enfrentarse, por tanto, a una pérdida aún mayor de la confianza de los ciudadanos.   

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA