Tesoro escondido

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ‘buscadores’ de yacimientos no convencionales de gas y petróleo acaban de descubrir el potencial de Colombia gracias a los esfuerzos realizados por el Gobierno presidido por Juan Manuel Santos para ‘vender’ el potencial de un territorio que podría esconder unas cuantiosas reservas de gas y petróleo preservadas gracias a un escudo de piedras ancestrales. Los ‘buscadores’ de yacimientos no convencionales de gas y petróleo acaban de descubrir el potencial de Colombia gracias a los esfuerzos realizados por el Gobierno presidido por Juan Manuel Santos para ‘vender’ el potencial de un territorio que podría esconder unas cuantiosas reservas de gas y petróleo preservadas gracias a un escudo de piedras ancestrales.

Este tesoro escondido se encontraría en la en la formación La Luna, en la zona media de la cuenca del Magdalena, al final de la parte navegable de este río que discurre entre desde los Andes colombianos hasta el mar Caribe.

El descubrimiento fue realizado por la consultora estadounidense Arthur D. Little que realizó un informe por encargo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia (ANH). En las conclusiones de este documento, presentado al público en la exhibición Colombia Oil & Gas, celebrada en recientemente en la ciudad de Cartagena, se asegura que los yacimientos escondidos en la formación de La Luna podrían tener un tamaño equivalente a los encontrados en Eagle Ford, en EEUU, de momento la mayor concentración mundial de hidrocarburos no tradicionales en explotación.

Por ahora, las prospecciones y los primeros intentos de hacer florecer este prometedor yacimiento han corrido a cargo de la petrolera estatal colombiana Ecopetrol, pero ya hay unos cuantos operadores internacionales que han mostrado su interés por participar a riesgo en el área.

Las negociaciones más avanzadas, según una información publicada por el portal especializado BN Américas, corresponderían a un posible acuerdo con Royal Dutch Shell, que podría cerrarse este mismo año. Una posibilidad que fue confirmada en la exhibición de Cartagena por el director de la ANH, Orlando Cabrales.

Pero la petrolera angloholandesa no será la única en aparecer por Colombia en los últimos meses. O, al menos, esos es lo que esperan las responsables del Gobierno del país que tienen en estudio abrir la licitación de 31 bloques en el área, cuyo atractivo se potenciará con el descuento de un 40% en los pagos correspondientes a las regalías derivadas de los derechos de explotación.

Un ‘cebo’ preparado a la medida de las grandes multinacionales que quizá no ofrezca los beneficios deseados por sus impulsores. Algunos observadores ha explicado en el Foro de Cartagena que la estrategia de éxito seguida en EEUU para rentabilizar los yacimientos de hidrocarburos no tradicionales se basó sobre todo en la creación de un entorno favorable para la inversión de las compañías de tamaño medio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA