¿Sacará la «tarjeta roja» a Argentina?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue sin fiarse de los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y revisará en febrero las estadísticas oficiales de Argentina, que esta semana cifraron la inflación del país en 2012 en el 10,8%, mientras que las consultoras privadas la sitúan cerca del 25%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue sin fiarse de los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y revisará en febrero las estadísticas oficiales de Argentina, que esta semana cifraron la inflación del país en 2012 en el 10,8%, mientras que las consultoras privadas la sitúan cerca del 25%. La directora del organismo monetario Christine Lagarde, sacó hace unos meses la “tarjeta amarilla” a estos datos y amenazó con “enseñar la roja”.

Lagarde ha anunciado en su primera rueda de prensa del año que el próximo 1 de febrero la dirección ejecutiva del FMI se reunirá para tratar el caso y mirará con lupa las estadísticas oficiales de Argentina. Además, la directora del organismo ha informado sobre el envio de una misión al país para preparar junto a las autoridades nacionales un informe sobre la situación del sistema financiero.

Se trata en concreto de una misión preliminar sobre el terreno con el objetivo de crear un Programa de Evaluación del Sistema Financiero, para el cual se realizará otra visita en marzo. El organismo pretende realizar un «análisis integral y profundo del sector financiero de un país» que se elaborará en conjunto con el Banco Mundial y que incluirá tanto una evaluación de la estabilidad financiera como de su desarrollo financiero.

Esta claro, por tanto, que el FMI no otorga mucha credibilidad a los datos ofrecidos por el Gobierno de F. de Kirchner, algo que no es nuevo, ya que en varias ocasiones ha advertido a Argentina sobre la falta de fiabilidad de sus estadísticas.

La última vez fue el pasado mes de septiembre, cuando Lagarde aseguró en una intervención en el Peterson Institute for International Economics que sacaba la “tarjeta amarilla” a Argentina y que podría “enseñar la roja” y plantear los primeros trámites para que el país saliera del organismo.

El organismo monetario dio al Gobierno argentino tres meses para aclarar y remediar la escasa veracidad de las estadísticas presentadas, un período que finaliza ahora. Pero tres meses después el Indec ha vuelto a emitir datos poco fiables.

El Ejecutivo de Cristina F. de Kirchner anunció esta semana que la inflación de Argentina durante todo el año fue del 10,8%, mientras que la oposición asegura que alcanza el 25,6%, más del doble de lo que indican las cifras oficiales.

De esta manera, atendiendo a los datos de la posición apoyados en consultoras privadas, Argentina se situaría a la cabeza en cuanto a inflación en América Latina arrebatando dicho puesto a Venezuela.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA