¿Preocupado?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Después de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda) haya abandonado el Pacto por México, el presidente Enrique Peña Nieto ha optado por ‘quitarle hierro’ al asunto y apurar las reformas pendientes. Después de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda) haya abandonado el Pacto por México, el presidente Enrique Peña Nieto ha optado por ‘quitarle hierro’ al asunto y apurar las reformas pendientes.

Según señala el diario El País, el mandatario mexicano ha comentado que no es necesario “encontrarse siempre en unanimidad, pero si con el consenso suficiente o el respaldo mayoritario a lo que debemos cambiar”.

Por su parte, el otro integrante del pacto, el Partido Acción Nacional (PAN) , ha añadido que construirán la mayoría como puedan. Así lo han comentado uno de sus líderes en la Cámara de los diputados.

Todo ello, ha hecho que el ambiente del jueves en el Senado mexicano fuese agitado, a la espera de una jornada importante. El día anterior, los representantes de los tres principales partidos trasnocharon para llegar a un acuerdo. Aunque antes del mediodía, todo voló por los aires.

Lo hizo cuanto el dirigente del PRD, Jesús Zambrano, aseguró que se marchaba de la mesa del Pacto. “No vamos a permitir este atropello de los procesos legislativos”, se quejó, y además comentó que el Gobierno trataba de aprobar a toda velocidad una reforma política que no era la acordada anteriormente.

En concreto, se ha quejado de que Peña Nieto tiene intención de hacer una reforma energética aún más abierta a la inversión privada que la planificada en agosto y que ya rechazó el grupo político.

A pesar de la salida del PRD, la formación en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene 52 senadores, que junto con los del partido Verde y Nueva Alianza suman 62 congresistas. El PAN cuenta con 38 escaños, lo que hace que el Ejecutivo tenga la mayoría necesaria para hacer y deshacer a su antojo.

Así las cosas, lo único que le queda a la izquierda es amagar con una de sus fuerzas más poderosas, su influencia en la calle.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA