Por una universidad gratuita

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los estudiantes latinoamericanos empiezan a estar cansados del sistema educativo impuesto en sus países, que les obliga a endeudarse para poder obtener un título de educación superior. De esta forma, el jueves se manifestaron en siete países de la región bajo el lema ‘Marcha Latinoamericana por la Educación pública, gratuita y de calidad’. Los estudiantes latinoamericanos empiezan a estar cansados del sistema educativo impuesto en sus países, que les obliga a endeudarse para poder obtener un título de educación superior. De esta forma, el jueves se manifestaron en siete países de la región bajo el lema ‘Marcha Latinoamericana por la Educación pública, gratuita y de calidad’.

Colombia, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Ecuador, Costa Rica y Brasil acogieron el 24 de noviembre manifestaciones de los universitarios. Los estudiantes latinoamericanos protestan contra la educación privada que existe en sus países y contra la escasa partida de los presupuestos generales que sus gobiernos dedican a la educación. También critican que las leyes universitarias están obsoletas y denuncian recortes de los derechos estudiantiles.

En Guayaquil, Ecuador, cerca de 5.000 universitarios salieron a las calles para unirse a esta primera jornada latinoamericana por la educación; en Brasil se concentraron en torno a la Universidad de São Paulo; y en Costa Rica, los universitarios exigieron la transparencia en los acuerdos entre los rectores de las universidades y el Banco Mundial.

La marcha más multitudinaria fue la de Chile, en donde el movimiento estudiantil es más fuerte, ya que comenzaron a manifestarse hace ya siete meses y su lucha continúa a día de hoy. Las cifras, como es habitual, bailan según sea el portavoz y van desde los 4.000 hasta los 12.000 manifestantes.

A pesar de que ésta fue la manifestación número 42 en Chile, “la convocatoria fue bastante buena, no sólo acudieron estudiantes, sino también padres, empresarios y trabajadores del sector educativo”, afirmó a Americaeconómica.com Alejandro Muñoz, vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María (FEUSAM) del campus de Santiago.

“La marcha fue totalmente pacífica, aunque si se produjeron disturbios aislados al final de la misma, que empañan lo hermoso de la movilización”, afirmó Muñoz. La marcha se saldó con 82 detenidos y 11 carabineros detenidos, según la Intendencia, quien puntualizó “que los disturbios son un problema de la represión que llevan a cabo los carabineros en las manifestaciones”.

El presidente del país, Sebastián Piñera, se está viendo afectado por este conflicto, ya que según la última encuesta realizada en el país, un 75% de los chilenos desaprueban la gestión del Gobierno, y tan sólo un 20% la aprueba. Pero, a pesar de ello, no parece estar dispuesto a restablecer el diálogo con los estudiantes, tras la ruptura del mismo en octubre.

El motivo: “la ideología que es totalmente contraria a la de los estudiantes. El Ejecutivo reconoce que el sistema tiene problemas, pero no cree que se vayan a solucionar a través de la educación gratuita y universal”, afirma el vicepresidente de la FEUSAM.

“Es muy difícil que el Gobierno trance su postura, por lo que la resolución de este conflicto es muy complicado”, aseveró Muñoz. Aunque puntualizó que los estudiantes chilenos siguen fuertes en su postura y tienen ganas y fuerzas suficientes para continuar manifestándose, ya que “contamos con el apoyo de toda la ciudadanía”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA