Petróleo o muerte

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Varios países, y sus empresas petroleras, andan detrás del petróleo cubano. Las rusas Lukoil y Sintez Group, la china Petrochina, Petróleos de Venezuela o la española Repsol intentan materializar diferentes proyectos que, por unas cuestiones o por otras, no se terminan de concretar. El Golfo de México, sus aguas cubanas, es la tierra prometida y EEUU y las dificultades técnicas, parte del problema. Varios países, y sus empresas petroleras, andan detrás del petróleo cubano. Las rusas Lukoil y Sintez Group, la china Petrochina, Petróleos de Venezuela o la española Repsol intentan materializar diferentes proyectos que, por unas cuestiones o por otras, no se terminan de concretar. El Golfo de México, sus aguas cubanas, es la tierra prometida y EEUU y las dificultades técnicas, parte del problema.

Cuba siempre ha tenido un protagonismo estratégico desde que EEUU es potencial mundial debido a su cercanía geográfica. Este hecho se ha vuelto a poner recientemente de manifiesto tras conocerse el interés de Rusia y China por explorar petróleo en el Golfo de México, y en concreto en aguas que pertenecen a la mayor de las Antillas. Estos yacimientos reportarán 400.000 barriles de crudo diarios, según los expertos.

Entre las compañías interesadas se encuentran Lukoil y Sintez Group, por parte rusa, y Petrochina, desde el gigante asiático. Esta última tiene además preferencia a la hora de asumir una participación en la nueva refinería de Cienfuegos, que se está remodelando con ayuda de Venezuela.

EEUU se encuentra, para las materias primas, a cinco días de tránsito desde la mayor de las Antillas. Y es el mayor mercado energético del mundo. Así pues, no es de extrañar este interés por parte de dos de las mayores economías emergentes en la actualidad.

Desde varias bitácoras internacionales se ha dado la bienvenida a estas inversiones, además de elogiar que Cuba diversifique clientes para no tener todos los huevos depositados en la misma cesta. Es decir, en Venezuela.

Sin embargo, hay un cierto excepticismo entre los expertos. La gran inversión internacional, que se esperaba para el primer trimestre de este y que tiene como objetivo explorar los yacimientos petrolíferos del Golfo de México, se ha retrasado hasta el verano.

El motivo de este nuevo contratiempo es que la plataforma Scarabeo 9 (que cuenta con la última tecnología necesaria para llevar a cabo el proyecto), construida en China y financiada por la italiana ENI SpA, sufrió una entrada de agua mientras era remolcada desde Singapur, por lo que debe ser reparada.

Esta plataforma, que es capaz de trabajar profundidades de hasta 3.600 metros, tenía que haber estado lista y a punto en septiembre de 2009, según el plan original. Por lo tanto, y si finalmente llega en junio o julio de 2011 -ése es el nuevo plazo, según ha reconocido un funcionario cubano a Reuters-, el retraso habrá sido de año y medio.

El negocio para la Isla es cuantioso. Los yacimientos marítimos por explorar podrían contener hasta unos 20.000 millones de barriles de crudo. Hasta el momento, un consorcio formado por Repsol YPF, la noruega Statoil y ONGC Videsh (unidad de la india Oil and Natural Gas Corp) será el primero en utilizar Scarabeo 9.

Pero no todos los impedimentos provienen de la cuestión económica o técnica. EEUU parece decidida a entorpecer cualquier posibilidad económica de la Isla. Un republicano de Florida, Vern Buchanan, ha enviado un proyecto de ley al Congreso de Estados Unidos para intentar bloquear los planes de Cuba de comenzar su primera exploración a gran escala con una plataforma mar adentro ubicada cerca de los Cayos de Florid, donde operaría Scarabeo 9.

En caso de ser aprobado, el proyecto podría ser un duro revés para el gigante petrolero español Repsol YPF, que lidera un consorcio de empresas internacionales que quiere explorar allí.

«Los planes de Cuba de perforar para buscar petróleo en sus aguas en los Cayos de Florida representan una seria amenaza a nuestra industria del turismo y nuestro ambiente», dijo Buchanan en un comunicado publicado en su página web.

La legislación propuesta le daría al Departamento del Interior de Estados Unidos la autoridad para negar el usufructo a compañías que hacen negocios con cualquier nación que en la actualidad sea objeto de sanciones de comercio de Washington, como la isla de Gobierno comunista.

El proyecto de exploración es clave para Cuba, que necesita petróleo para sostener su frágil economía y terminar su dependencia de Venezuela, que le provee unos 115.000 barriles de crudo por día con términos favorables.

Cuba produjo en 2010 unos cuatro millones de toneladas de crudo y gas que le reportaron ingresos por mil 400 millones de dólares. La cifra cubre casi el 50 por ciento de sus necesidades, que de momento complementa con los envíos de Venezuela a precios preferenciales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA