Ojo por ojo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ya casi nadie lo recuerda, pero la presidenta de Argentina, Cristina F. de Kirchner nunca olvida un agravio. Y esta semana ha vuelto a demostrarlo, justo cuando Repsol ha demandado a YPF en un juzgado neoyorquino, ella ha vuelto a ridiculizar a España con la exhibición de la portada de un periódico en el que se narraba la intervención suave a la que Europa ha sometido a la ‘madre patria’. Pero no es la única guerra que mantiene, su enfrentamiento con los líderes del pricipal síndicato del país también cobran intensidad. Ya casi nadie lo recuerda, pero la presidenta de Argentina, Cristina F. de Kirchner nunca olvida un agravio. Y esta semana ha vuelto a demostrarlo, justo cuando Repsol ha demandado a YPF en un juzgado neoyorquino, ella ha vuelto a ridiculizar a España con la exhibición de la portada de un periódico en el que se narraba la intervención suave a la que Europa ha sometido a la ‘madre patria’. Pero no es la única guerra que mantiene, su enfrentamiento con los líderes del pricipal síndicato del país también cobran intensidad.

Repsol ha ampliado su denuncia contra el Gobierno argentino en el tribunal del Distrito Sur de Nueva York en el que denuncia al Ejecutivo de Cristina Fernández por haber incumplido con los requisitos de información ante el supervisor de mercado estadounidense (SEC) y violar así, la legislación norteamericana.

Según Europa Press, en esta demanda, la petrolera española denuncia que el país latinoamericano ha violado la sección 13D de la SEC por no haber presentado la documentación necesaria como parte de la adquisición de un 5% de YPF. No haber cumplido este requisito podría hacer que YPF dejase de cotizar en la Bolsa estadounidense.

En la demanda de Repsol, fechada el cinco de julio, se denuncia que han pasado siete semanas desde el plazo máximo para la notificación y explicación de la adquisición por parte de Argentina de un 5% de YPF realizada el siete de mayo. En el texto también puede leerse que después de la toma de YPF, la República de Argentina “sigue violando y obviando sus obligaciones de información ante la legislación en materia de valores de EEUU”.

Desde la empresa española se han mostrado preocupado por los inversores, que “siguen sufriendo daño, porque se les priva de la información necesaria para la participación de la gobernanza de la empresa”.

Cristina F. de Kirchner respondió a la ofensiva. La presidenta argentina aseguró esta semana ante varios medios de comunicación que se le había atragantado el desayuno con “el pelado” Luis de Guindos y la crisis española.

Pero su conflictos no se quedan ahí, esta semana también ha vuelto al candelero su particular guerra contra los Moyano. En el discurso tras su reelección como secretario de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Hugo Moyano aseguró los miembros del sindicato no den votar a la actual presidente argentina porque “desprecia a los trabajadores”.

El Gobierno no esperó para su contraataque y acusó de ilegal al encuentro que ha dado la victoria a Moyano, puesto que en la votación han participado también los delegados de gremios que acaban de adherirse a la CGT.

Precisamente, las disputas entre el Gobierno y Moyano han provocado una fractura irreparable del sindicato, que se ha dividido en dos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA