Nuevo varapalo: la balanza comercial

Axel Kicillof, ministro de Economía de Argentina
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La balanza comercial argentina registró en 2014 un superávit de 6.686 millones de dólares, según las cifras oficiales publicadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). el saldo comercial más bajo desde 2001. La balanza comercial argentina registró en 2014 un superávit de 6.686 millones de dólares, según las cifras oficiales publicadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), lo que supone un descenso del 17% respecto al año anterior y se queda por debajo de las expectativas de los analistas y el propio Gobierno.

El Ejecutivo de Cristina Fernández preveía a comienzos del año un superávit aproximado 10.452 millones de dólares para 2014. Sin embargo, la cifra se sitúa apenas en el 64% de lo estimado por el Ministerio de Economía.

Según recogen medios locales como Clarínse trata del saldo comercial más bajo de Argentina desde 200, y de la mayor caída del intercambio total desde la crisis internacional de 2009.

En el caso de diciembre, comparado con el mismo mes de 2013, el desplome fue aún mayor, del 31%, como apuntan los datos oficiales. En concreto, el superávit se situó en los 74 millones de dólares.

Un nuevo varapalo para la economía argentina, que el año pasado entro en recesión. El panorama no es nada alentador, por los organismos internacionales, tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevén un segundo año de recesión para el país latinoamericano.

El primero de ellos estimó en sus previsiones económicas una contracción del 1,5% para 2014 y del 0,3& para 2015. Por su parte, el organismo presidido por Christine Lagarde estima una recesión del 1,3% para el año que viene.

La inflación y limitaciones para acceder al financiamiento externo son las principales razones que han llevado al Banco Mundial y al FMI a este pesimismo respecto a Argentina.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA