Negociaciones en ‘la sombra’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Esta semana los estudiantes chilenos se han reunido con los presidentes del Congreso y del Senado y con líderes de la oposición, con el objetivo de presentar sus peticiones e intentar que aumenten las partidas para la educación en el Presupuesto 2012. Esta semana los estudiantes chilenos se han reunido con los presidentes del Congreso y del Senado y con líderes de la oposición, con el objetivo de presentar sus peticiones e intentar que aumenten las partidas para la educación en el Presupuesto 2012. Desde el Gobierno señalan que este es un paso importante, ya que es el mecanismo que se debe utilizar para sacar adelante los acuerdos.

Los portavoces de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), Camila Vallejo y Giorgio Jackson, se han reunido esta semana en dos ocasiones con los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado y los líderes de los partidos de oposición en el Congreso. El objetivo es que las propuestas de los estudiantes no sean olvidadas, según afirmó el propio Jackson, «porque eso puede tener coletazos muy grandes para la democracia chilena». A pesar de ello, ambos líderes han matizado que no esperan que todas sus propuestas queden contempladas en las cuentas públicas del próximo año.

Por su parte, el presidente del Senado chileno, Guido Girardi, ha afirmado que apoya las demandas de los estudiantes, ya que «son planteamientos que le hacen bien a Chile», mientras que el presidente del Congreso, Patricio Melero ha considerado «un paso importante» el acercamiento entre la Confech y el Congreso. El gobierno ha utilizado este marco para invitar a los estudiantes a reanudar el diálogo con los estudiantes, a pesar de que estos lo rompieran unilateralmente tras la negativa del Ejecutivo a aceptar la gratuidad para todos los alumnos.

Este hecho contrasta con las declaraciones que Vallejo realizó esta semana, acusando a la oposición de Izquierdas de la Concertación de ayudar al presidente del país, Sebastián Piñera, a desmontar las protestas estudiantiles. E hizo un llamamiento, en una columna publicada en una radio local, para pedir a los políticos que no caigan en la política de acuerdos. La razón que ha dado, es que en el pasado sirvieron para generar un escenario cómodo, que permitió a la izquierda y a la derecha omitir debates sobre problemáticas más importantes y de carácter más estructural, que beneficiaron únicamente a los grandes intereses económicos, en detrimento de los ciudadanos.

Mientras tanto, el movimiento estudiantil continúa con sus acciones para seguir reclamando una educación gratuita y de calidad en el país. En la mañana del viernes 57 estudiantes fueron detenidos, tras el desalojo realizado por los carabineros en la Universidad de Santiago de Chile. Los estudiantes la habían ocupado el día anterior, en protesta con los estudiantes que habían votado a favor de reiniciar el segundo semestre. La policía chilena ha asegurado que se encontraron en el interior de la universidad bombas molotov y elementos para su confección.

Sin embargo, parece que se ha creado un punto de unión entre el Ejecutivo y los estudiantes tras el envío del presidente chileno de un proyecto de ley para crear un ente de contralor de la educación superior. La misión es crear una Superintendencia de Educación Superior y es una de las pocas iniciativas en las que hay coincidencia con el movimiento estudiantil.

En el marco de la duodécima edición de los Grammy Latinos, el vocalista de Calle 13, René Pérez, dedicó uno de los nueve galardones que obtuvieron a los estudiantes de los movimientos estudiantiles de Chile y Colombia. Pérez expresó su apoyo a los estudiantes latinoamericanos y los instó a que siguieran las movilizaciones. «Que sigan en pie de lucha para lograr en todo Latinoamérica una educación pública gratuita y de calidad. Qué viva la lucha estudiantil en Chile «, afirmó René en su discurso. Este mensaje también lo tenía impreso en la camiseta que llevaba puesta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA