Malos presagios

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El nuevo ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, levanta todo tipo de opiniones con su manera de hacer las cosas. De hecho, los analistas liberales del país han comentado que muchos con los que no deseaban verlo en este cargo. El nuevo ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, levanta todo tipo de opiniones con su manera de hacer las cosas. De hecho, los analistas liberales del país han comentado que muchos con los que no deseaban verlo en este cargo.

En la prensa latinoamericana se hacen eco de estas opiniones y señalan que ha llegado a ser cabeza de esta cartera por pertenecer a la Cámpora, el círculo más cercano al liderazgo político de la familia Kirchner, y ser amigo de Máximo el hijo de Néstor y Cristina Fernández, la actual presidenta.

En concreto, Fausto Spotorno, director del área de Research del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres, ha comentado que hay que hablar del nombramiento en un sentido más amplio.

Señaló que “con la designación de Jorge Capitanich (economista de profesión) como jefe de Gabinete, no supone solo designar a un jefe de Gabinete, sino que puede ser considerado como un súper ministro de Economía, ya que por muchos años fue jefe de Axel Kicillof en el pasado”.

Otra de las cosas que ha señalado es que el protegido de los Kirchner y nuevo ministro de Economía “tendrá más poder que otros que antes ocuparon su lugar. Tendrá plenos poderes y no tendrá la necesidad de negociar con otros interlocutores”.

Por su parte, Aldo Abram, director ejecutivo del think tank Libertad y Progreso, ha comentado que “el nombramiento de Kicillof apunta a una profundización del modelo, pero con ciertas características más formales de lo que venía siendo la gestión política, económica y social de este Gobierno”.

Aunque tampoco quiso hacer vaticinios sobre las medidas que tomará el político, si que ha comentado que todo apunta a que “continuará una línea de fondo, de corte populista, en el sentido de intentar organizar todo desde el Gobierno”.

Los analistas han, además, aprovechado para mencionar que podrían hacer los gobernantes para solucionar algunos problemas: focalizarse en el sistema cambiario, que en su opinión está perdiendo reversas a un ritmo peligroso.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA