Las mineras, a los pies de Humala

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Para sorpresa de muchos, las mineras han acordado de manera pacífica el impuesto a las sobreganancias mineras con el Gobierno de Perú. Durante la campaña de Ollanta Humala, las empresas de este sector observaban con recelo el nuevo tributo que planeaba aplicar el político. Sin embargo, después de casi un mes con el mandatario en el poder, las mineras han calmado sus ánimos y se han ofrecido a colaborar. Gracias al dinero que recaude, el nacionalista podrá ejecutar los proyectos de inclusión social que prometió en su programa electoral. Para sorpresa de muchos, las mineras han acordado de manera pacífica el impuesto a las sobreganancias mineras con el Gobierno de Perú. Durante la campaña de Ollanta Humala, las empresas de este sector observaban con recelo el nuevo tributo que planeaba aplicar el político. Sin embargo, después de casi un mes con el mandatario en el poder, las mineras han calmado sus ánimos y se han ofrecido a colaborar. Gracias al dinero que recaude, el nacionalista podrá ejecutar los proyectos de inclusión social que prometió en su programa electoral.

El acuerdo, que ha llegado a buen puerto, surgió después de varios reuniones entre representantes del Gobierno y del gremio de firmas privadas. Una vez que las mineras han aceptado el pago de este tributo, sólo queda llevar a cabo las negociaciones que se centrarán en fijar los porcentajes de las regalías mineras, que serían mayores a las tasas actuales de entre el 1% y el 3% sobre las ventas. No obstante, el tributo se recaudará de las utilidades operativas, es decir el que se obtiene de disminuir a las ventas el coste de lo vendido y los gastos de operación, y no sobre las ventas, como estaba previsto.

Con él se busca una mayor contribución para el Estado. Humala no podrá ejecutar los proyectos de inclusión social que prometió en su campaña sin dinero, por ello, el presidente peruano, en sus primeras semanas de Gobierno, se ha centrado en recaudar fondos a través de proyectos energéticos. Los planes sociales prometidos por Ollanta jugarán un papel central en este nuevo cambio político. Sin embargo, las mayores expectativas recaen en las formas y maneras con las que el próximo mandatario afrontará los numeroso conflictos sociales y las demandas del interior del país. El político ha prometido que buscará dar prioridad al diálogo frente a la confrontación, en referencia a la política que el Gobierno saliente de Alan García ha llevado a cabo durante los últimos cinco años.

el titular de la cartera de Economía, Luis Miguel Castilla, señaló que para establecer el impuesto se tomará en cuenta el modelo chileno, que fue propuesto por el sector privado, pero advirtió que no se copiará absolutamente sino que se evalúan algunas diferencias. La minería es la principal fuente de ingresos de Perú y sus exportaciones representan el 60% de las ventas totales del Perú, que es el segundo productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro.

La minera Grupo México ha confirmado a través de su filial en Perú, Southern Copper Corporation, su interés en ampliar sus operaciones de extracción en el país. De este modo, se convierte en la primera compañía del sector que se sienta a negociar con el presidente peruano, Ollanta Humala, el impuesto de las sobreganancias mineras. La mexicana indica que sólo el proyecto ‘Tía María’ significaría una inversión de más de 1.000 millones de dólares (702 millones de euros) y generaría 4.000 nuevos empleos durante la fase de construcción y 4.100 puestos permanentes directos e indirectos durante la etapa de operación.

Por su parte, el titular de la cartera de Economía, Luis Miguel Castilla, señaló que para establecer el impuesto se tomará en cuenta el modelo chileno, que fue propuesto por el sector privado, pero advirtió que no se copiará absolutamente sino que se evalúan algunas diferencias. La minería es la principal fuente de ingresos de Perú y sus exportaciones representan el 60% de las ventas totales del Perú, que es el segundo productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro.

La minera Grupo México ha confirmado a través de su filial en Perú, Southern Copper Corporation, su interés en ampliar sus operaciones de extracción en el país. De este modo, se convierte en la primera compañía del sector que se sienta a negociar con el presidente peruano, Ollanta Humala, el impuesto de las sobreganancias mineras. La mexicana indica que sólo el proyecto ‘Tía María’ significaría una inversión de más de 1.000 millones de dólares (702 millones de euros) y generaría 4.000 nuevos empleos durante la fase de construcción y 4.100 puestos permanentes directos e indirectos durante la etapa de operación.

Inversiones como la de la mexicana son las que necesita Perú para llenar las arcas del Estado. Y parece que ésta no va a ser la única empresa que negocie con el Gobierno peruano. El Ministerio de Energía y Minas (MEM) espera concretar inversiones en el sector minero, eléctrico y de hidrocarburos por 40.000 millones de dólares (28.000 millones de euros) durante los próximos cinco años. El político encargado de esta cartera, Carlos Herrera Descalzi, apuntó que es fundamental impulsar confianza y credibilidad para incentivar las inversiones extranjeras en favor del desarrollo de Perú, y destacó que el sector minero es la «locomotora del crecimiento del país», cuya economía se expandió un 8,78% el año pasado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA