La privatización de Martinelli

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras varios días de violentos conflictos, que se han saldado con la muerte de tres personas, entre ellas un niño, el Gobierno de Panamá ha decidido derogar en su totalidad la aplicación de la Ley 72, que permite la venta de tierras de la denominada Zona Libre de Colón (ZLC). Según la Administración, la norma será derogada oficialmente el miércoles, aunque los manifestantes ya han anunciado que las protestas continuarán hasta que ésta se haga efectiva. Tras varios días de violentos conflictos, que se han saldado con la muerte de tres personas, entre ellas un niño, el Gobierno de Panamá ha decidido derogar en su totalidad la aplicación de la Ley 72, que permite la venta de tierras de la denominada Zona Libre de Colón (ZLC). Según la Administración, la norma será derogada oficialmente el miércoles, aunque los manifestantes ya han anunciado que las protestas continuarán hasta que ésta se haga efectiva.

El ministro de Presidencia, Roberto Henríquez, ha asegurado que la ley que ha provocado las concentraciones será derogada “en su totalidad” por el Gobierno. Los diputados han sido convocados ya al pleno de la Asamblea para acabar con la aplicación de la ley.

La decisión de derogar la ley fue anunciada esta semana mediante una nota informativa difundida desde la Secretaría de Comunicación del Gobierno: “El proceso de venta de terrenos queda suspendido hasta alcanzar acuerdos, por instrucciones del presidente Ricardo Martinelli”. Mientras que el propio mandatario ha asegurado en un comentario en su perfil de la red social Twitter que “Si el pueblo colonense no quiere que se vendan las tierras de ZLC, se derogará la venta”.

Martinelli tomó la decisión de dar marcha atrás con esta normativa después de que el pasado viernes comenzaran las protestas en contra de la venta de terrenos en la ZLC. Las concentraciones acabaron en varias ocasiones con enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad y se saldaron con la muerte de tres personas y varios heridos.

El presidente panameño había anunciado la modificación de la Ley 72 para permitir la venta de terrenos en la citada zona, un área libre de impuestos en la que trabajan unas 30.000 personas en cerca de 3.000 empresas, con el objetivo de recaudar de esta manera 2.000 millones de dólares.

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ordenó la derogación de la conflictiva norma desde Asía, donde has estado de gira esta semana para promocionar el potencial de su país como “destino de inversiones, pues posee la mejor localización estratégica de entrada a Latinoamérica”.

Martinelli ofreció un seminario en Tokio ante alrededor de 140 empresarios japoneses en la capital nipona, en su segundo día de trabajo de una visita oficial centrada en estrechar los lazos comerciales y de inversiones con la tercera economía mundial.

Vendió su país refiriéndose al “maravilloso crecimiento del país en los últimos cinco años, en los que su Producto Interior Bruto (PIB) se ha expandido más de un 8% anual. Además, animó a las empresas para firmar alianzar en el sector de operaciones del Canal de Panamá, del que Japón es uno de los principales usuarios mundiales y para cuya ampliación concedió un crédito de 800 millones de dólares.

Precisamente, en plenas protestas por la ley que permití la venta de tierras en la Zona Libre de Colón, Martinelli destacó en Tokio las oportunidades que presenta esta área, la mayor área franca del mundo después de Hong Kong.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA