La nueva era de Bolivia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Bolivia, Evo Morales, parece haber encontrado en el supuesto ‘fin del mundo’ maya su filón de promoción y por ello se ha trasladado hasta la Isla del Sol para festejar la nueva era boliviana. El presidente de Bolivia, Evo Morales, parece haber encontrado en el supuesto ‘fin del mundo’ maya su filón de promoción y por ello se ha trasladado hasta la Isla del Sol para festejar la nueva era boliviana.

Aunque parece que no es lo único que ha llevado a cabo el mandatario para “renacer” en esta época. Pues el presidente parece estar dispuesto a hacer cualquier cosa para (tal y como dice el popular dicho) “renovarse o morir”.

Ha decretado un indulto que supone la liberación del 5% de los presos bolivianos, lo que son cerca de 700 de los 13.840 totales. Aunque, a corto plazo, quienes más lo notarán serán los 227 que saldrán en estas fechas, la mayoría recluidos por la Ley 1.008 (referida a la coca).

El Decreto presidencial 1445, que emitió ayer el mandatario boliviano, pretende sacar de prisión a reos con sentencia ejecutoria y con detención preventiva que se sometan a un juicio abreviado, siempre y cuando no sean reincidentes en la comisión de delitos y no estén encarcelados por corrupción, contrabando, violación y asesinato.

Entre los requisitos que ha mencionado el presidente también se establece que los presos que pueden ser liberados no deben contar con sentencia mayor a ocho o diez años en caso de detenidos vinculados con narcotráfico.

A tenor de estas restricciones, según ha apuntado Ramiro Llanos, el director general de Régimen Penitenciario, se podría beneficiar en torno a 700 personas, “o el 5% de la población penal”. Ha señalado que no van a salir de golpe, quizás el 15 de enero o para el aniversario del Estado Plurinacional saldrán algunos”.

Para acceder a este beneficio, debe adjuntarse la fotocopia legalizada de la sentencia, la cédula de identidad y el informe biopsicosocial que se remitirán a una comisión conformada por los ministerios de Gobierno y de Justicia y el Órgano Judicial, que a su vez elaborará las carpetas que serán enviadas al juez que homologará la liberación de los que apliquen.

Se ha decidido indultar a estos presos de diferentes centros penitenciarios como primer paso para acabar con el hacinamiento en las cárceles y hacer frente a la retardación de justicia; en otros penales, como en Obrajes, reclamaron porque saldrían sólo cinco.

Aunque aún no está todo dicho, pues mañana se discute en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). La presidenta de la Cámara de Senadores, Gabriela Montaño, ha considerado que, siendo una iniciativa presidencial enmarcada en la Constitución Política del Estado (CPE) para este caso específico, no corresponderá realizar modificaciones a la norma que les fue remitida.

El tratamiento de la solicitud de aprobación del decreto de indulto antecederá al acto de interpelación a tres ministros de Estado y a la designación de la comisión de la Asamblea para el receso legislativo, según el orden del día.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA