Jaque a la Amazonía

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ciudadanos ecuatorianos de la Amazonía se han quejado de que la compañía petrolera estadounidense Chevron les ha amenazado. Además, los indígenas ha pedido al Gobierno que desista de su decisión de extraer petróleo del parque Yasuní, una reserva mundial del la biosfera. Los ciudadanos ecuatorianos de la Amazonía se han quejado de que la compañía petrolera estadounidense Chevron les ha amenazado. Además, los indígenas ha pedido al Gobierno que desista de su decisión de extraer petróleo del parque Yasuní, una reserva mundial del la biosfera.

La prensa latinoamericana ha comentado que los ciudadanos ecuatorianos han organizado un Frente de Defensa de la Amazonía para luchar por la reparación de los daños ambientales producidos por la explotación de crudo entre 1964 y 1990. En concreto, el presidente de la Asociación de Afectados por Texaco, ha comentado que tenía una cámara de fotos y que se la robaron. “Hay muchos seguidores de Chevron que están vigilando lo que hacemos, hay mucha gente detrás de nosotros”.

Este no ha sido el único caso que se ha vivido al respecto. La Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos ha recogido una serie de denuncias que relaciona a la petrolera con casos de intimidación a los dirigentes amazónicos que la demandaron.

Algunas de estas denuncias son por ejemplo la de María Espinosa, una defensora de derechos humanos que trabaja en la Pastoral Social del Vicariato Apostólico de “Aguarico” y que además actúa en calidad de coordinadora de la Red de Líderes Comunitarios “Ángel Shingre”, en la provincia de Orellana.

También lo ha hecho John Rosero, que es el presidente de la Junta Parroquial de Dayuma e integrante de la Red de Líderes Comunitarios “Ángel Shingre”, en la provincia de Orellana y uno de los líderes del proceso de resistencia establecido en contra de la contaminación ambiental producida por los derrames de petróleo en el Amazonía.

El abogado de los indígenas y colonos afectados por Chevron, Juan Pablo Sáenz, ha manifestado que el principal mecanismo de presión de la transnacional ha sido el de los procesos legales abiertos en EEUU en contra de los afectados, sus abogados y asesores.

Durante 26 años, entre 1964 y 1990, la petrolera estadounidense Texaco explotó el crudo de la zona, lo que dejó una importante huella medioambiental en la zona. Ahora, la reconvertida Chevron-Texaco pretende ignorar el fallo que en su contra dictó la corte de Sucumbíos, que la obliga a pagar 19.000 millones de dólares.

Por otro lado, un grupo de indígenas amazónicos que demandó a la petrolera estadounidense por contaminación ambiental ha pedido al Gobierno de Ecuador que desista de su decisión de extraer crudo de la reserva amazónica del Yasuní.

A través de un comunicado de prensa, la organización que agrupa a 30.000 afectados por daños ambientales en la Amazonia pidió al presidente Rafael Correa que revierta su decisión de explotar petróleo en el Yasuní, según informa Telesur.

«Las acciones extractivas en la zona implicarían afectar a uno de nuestros paraísos naturales y a los últimos seres humanos libres que por años han vivido en ese lugar», aseguran los indígenas. Sin embargo, Correa insiste en que Yasuní no está en riesgo pues esta previsto que utilicen el 0,02 por ciento de la superficie del parque.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA