Inundación de soja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Argentina y Brasil se convertirán en líderes en la producción de soja al estar a punto de batido récords en la producción de esta materia prima, en concreto la cosecha de Brasil sería de 80 millones de toneladas, mientras que la de Argentina estaría entre 53 y 56 millones. Argentina y Brasil se convertirán en líderes en la producción de soja al estar a punto de batido récords en la producción de esta materia prima, en concreto la cosecha de Brasil sería de 80 millones de toneladas, mientras que la de Argentina estaría entre 53 y 56 millones.

De esta manera, ambos países se convertirían en los mayores proveedores de de las semillas en Sudamérica. Esta subida, según apunta el medio latinoamericano América Economía se debe al incremento en los precios internacionales y al clima favorable.

El presidente de la empresa argentina Don Mario, Gerardo Bartolomé, ha señalado que “por el termómetro de la venta de semillas, se ve que hay más entusiasmo que en épocas anteriores. Las ventas se han incrementado este año entre un 10% y un 12% y nos estamos quedando casi sin semillas”.

Tal es el entusiasmo de Bartolomé que espera un alza en más del 30% en sus ganancias globales en el año fiscal que va de marzo de 2012 a marzo de 2013. La empresa (tercera productora mundial de soja y primer exportador de derivados) también tiene operaciones en Paraguay, Uruguay y Bolivia.

Queda poco para que empiece la siembra en Brasil, mientras que está a punto de dar comienzo en Argentina, con buenas condiciones de humedad. En la campaña 2010/1011 Brasil ha logrado su récord de producción de soja con 75,3 millones de toneladas.

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por sus siglas en inglés) espera una cosecha de 81 millones de toneladas en Brasil y 55 millones en Argentina. Lo que catapulta las ilusiones de Don Mario.

El presidente de la compañía ha abogado por un cambio en la actual legislación que en Argentina rige el uso de semillas, muy criticada por las firmas de biotecnología porque no prohíbe de forma clara la reutilización de simientes que los productores obtienen de su propia cosecha.

A este respecto a asegurado que “la ley va a dividir a los agricultores entre los que tienen que pagar semillas y los que no, pero va a generar más inversiones. Va a haber mejores productos y el agricultor va a tener más productividad”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA