Final anunciado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ex obispo de izquierdas Fernando Lugo ha dejado de ser presidente de Paraguay tras afrontar un juicio en el Senado en el que, prácticamente, no tenía ninguna posibilidad de salir victorioso. Los senadores que le han destituido le responsabilizan de la muerte de 17 personas, seis policías y once campesino que se produjo la pasada semana en los enfrentamientos provocados por la ocupación de una finca en el norte del país. El ex obispo de izquierdas Fernando Lugo ha dejado de ser presidente de Paraguay tras afrontar un juicio en el Senado en el que, prácticamente, no tenía ninguna posibilidad de salir victorioso. Los senadores que le han destituido le responsabilizan de la muerte de 17 personas, seis policías y once campesino que se produjo la pasada semana en los enfrentamientos provocados por la ocupación de una finca en el norte del país.

la ‘remoción’ ha sido una decisión casi unánime al recibir el voto favorable de 39 parlamentarios con sólo cuatro en contra y dos ausencias. Ahora, el vicepresidente Federico Franco, un conservador del Partido Liberal, es el nuevo mandatario. Pero muchos países latinoamericanos han anunciado ya que consideran ilegal la destitución de Lugo y que no reconocerán al nuevo Ejecutivo.

Entre otros, Venezuela, Argentina, Ecuador, Costra Rica o El Salvador cuyos presidentes han manifestado públicamente su rechazo al proceso. Sólo el colombiano José Manuel Santos ha declarado que el proceso cumplía con las leyes paraguayas. De hecho, Lugo ha sido destituido porque, tras los incidentes, perdió el apoyo de Partido Liberal Radical Auténtico, la principal formación que sujetaba a su Gobierno.

Antes de que se consumara la destitución de Lugo, los ministros de Exteriores del bloque Unasur, al que pertenece Paruguay se habían movilizado para intentar evitarlo tras la denuncia del ya ex presidente de que los conservadores preparaban un golpe de estado blando. Ante la situación, como ocurrió en 1989, los jefes de la diplomacia de Unasur han decidido personarse para asegurarse que se cumplen con todos los principios democráticos.

Ahora algunos países han hecho hincapié, entre ellos México, en que lo más importante es asegurar la integriad física de Lugo. El político de izquierdas ha recibido ya varias ofertas de asilo de países como El Salvador o Costa Rica que le instan a salir rápidamente de Paraguay.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA