Estrategias económicas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El auge de la clase media en Latinoamérica en los últimos diez años se ha convertido en una importante oportunidad y desafío para los gobiernos de la zona, y es que las nuevas clases emergentes y sus peticiones están obligando a sus gobernantes a cambiar su modo de hacer política. El auge de la clase media en Latinoamérica en los últimos diez años se ha convertido en una importante oportunidad y desafío para los gobiernos de la zona, y es que las nuevas clases emergentes y sus peticiones están obligando a sus gobernantes a cambiar su modo de hacer política.

A tenor de ello, y tal como hace El País, es imposible no preguntarse como llevar a cabo las medidas necesarias para contentar a todos, cómo priorizarlas. Y se lo ha preguntado también en el foro sobre el fortalecimiento de la clase media en América Latina, organizado por el propio periódico español y el Banco Mundial que tuvo lugar en Washington.

Según el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, “la nueva clase media ha endurecido sus demandas para que sus estados ofrezcan una mejor educación, mejores servicios sanitarios y mayor seguridad”.

Para conseguirlo, Kim ha hablado de una “gran transformación que pasa por impulsar los servicios públicos, garantizar la condiciones para la incorporación del sector privado y de los emprendedores”.

Por su parte, el presidente de Banco Popular, Ángel Ron, ha pedido una mayor financiación para las pequeñas y medianas empresas, así como respuestas “menos contradictorias” por parte de los reguladores a la hora de acabar con la crisis económica.

Ha advertido también que “la principal barrera para el crecimiento es la financiación, así como la ausencia de un tejido de empresas intermedias, que supone una amenaza para las clases medias y bajas”.

A esto el vicepresidente del Banco Mundial para Latinoamérica, Hasan Tuluy, ha asegurado que la transformación vivida ha sido tan rápida que ha hecho imposible que los gobiernos hayan podido hacer frente a todas las peticiones. Para él, la clave está en “mejorar las políticas sociales para dar respuesta a las aspiraciones de la clase media”.

Mientras que Enrique Iglesias, el secretario general Iberoaméricamo, ha concretado que “en la medida en que el sistema político sea capaz de garantizar un mayor crecimiento basado en una mayor eficiencia, atendiendo no sólo a paliar las desigualdades sino a la gran transformación de la productividad, se evitará este problema”.

La presión de las clases medias tiene muchas vertientes, y aunque no las opiniones sean heterogéneas, todos apuestan por la satisfacción de este nueva clase social.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA