En busca de contribuyentes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Entidades paraoficiales cubanas especulan ya con el aumento de la recaudación fiscal gracias al acceso al mercado laboral privado de los 500.000 funcionarios que irán al paro y a los impuestos establecidos para ellos. En un informe del Centro de Estudios de la Economía Cubana, citado por varias agencias internacionales, se cuantifica en 1.000 millones de dólares el dinero que aportarán los nuevos ‘cuentapropistas’ a las arcas del Estado. Entidades paraoficiales cubanas especulan ya con el aumento de la recaudación pública, muy mermada desde hace unos años, gracias al acceso al mercado laboral privado de los 500.000 funcionarios que irán al paro y a los paquetes fiscales que se han establecido para ellos. En un informe del Centro de Estudios de la Economía Cubana, citado por varias agencias internacionales, se cuantifica en 1.000 millones de dólares la recaudación que deberían aportar esos impuestos a las arcas del Estado, algo improbable si se entiende que, como aseguran algunos opositores, los excesivos impuestos podrán freno a la iniciativa privada.

El centro de Estudios de la Economía Cubana, entidad paraoficial, calcula en 1.000 millones de dólares (720 millones de euros) los ingresos que las arcas estatales obtendrán en 2011 de los nuevos impuestos sobre el trabajo privado, según publica EFE. Dichos impuestos gravarán tanto la producción y venta de productos y servicios como el alquiler de viviendas, entre otras cosas.

En este sentido, el Gobierno ha establecido duras sanciones para aquellos propietarios que alquilen las habitaciones de sus domicilios sin el consentimiento estatal y sin abonar la cuota establecida. Según se anuncia en la Gaceta Oficial, dichos propietarios se arriesgan a la pérdida de sus viviendas, que pasarían al fondo estatal, en el plazo de 30 días. Para los alquileres de viviendas y locales comerciales entre otros, será aplicado un impuesto de hasta el 20%. Las autoridades cubanas adelantaron que este último tributo tiene un carácter preventivo, ya que evitará «concentraciones» de riqueza y la utilización «indiscriminada» de la fuerza de trabajo.

El Gobierno cubano anunció, vía publicación en el diario oficial Granma, las imposiciones que establecerá a las ganancias de los autónomos existentes en el país y los que están por venir. Dichos impuestos partirán desde el 25% que deberán abonar aquellos que logren unas ganancias de 5.000 pesos (161,70 euros), hasta los que verán sus ganancias gravadas con un 50% al alcanzar ingresos superiores a 50.000 pesos (1.619 euros).

Aquellos autónomos que logren ingresos que se encuentren entre esos dos parámetros, serán gravados de manera escalonada. Mientras tanto, aquellos que no alcancen los 5.000 pesos, estarán exentos de abonar estos impuestos. Los rumores que pueden escucharse en la capital de la Isla aseguran que el Gobierno podría haber decidido realizar esta clasificación no para evitar que los que no tienen nada tengan aún menos, sino más bien para asegurarse unos ingresos mínimos.

Teniendo en cuenta que las autoridades isleñas aún deben anunciar el despido de medio millón de empleados públicos -que pasarán a ser autónomos de manera automática-, ahora en los ministerios, puede que todo aquel que reciba dinero al margen de la administración pública quiera ocultar esta información para evitar ser uno de los seleccionados para engrosar el sector privado y las arcas del Estado. Sólo los mejor formados de estos funcionarios tendrán la opción de continuar en el sector público en los puestos imprescindibles.

El marco regulatorio fija un pago mensual del 10% sobre las ventas o servicios prestados, además de una contribución a la Seguridad Social de 25% «en la base de contribución que seleccione el trabajador», según el texto de la Gaceta Oficial. El Estado ha anunciado su previsión de establecer un sistema de subsidios en el caso de que el trabajador del cuerpo funcionarial estatal despedido, no pueda ser «reubicado’. Los sectores más críticos consideran que el Gobierno de Raúl Castro busca afianzar su control sobre el nuevo panorama de trabajo privado que se avecina. Aseguran que con la presión fiscal que se pretende aplicar, la iniciativa privada lo tendrá más difícil para prosperar y asentarse.

Pero existen otras medidas que indican que la situación fiscal en la Isla es compleja. Tras la matización de que los impuestos al sector privado se aplicarán de forma proporcional al volumen del negocio, después le toco el turno al consumo energético, ya que el Gobierno anunció un incremento de las tarifas.

La nueva medida sólo se aplicará a los que más energía utilicen, afectará, según los cálculos oficiales, a un 5,6% de la población cubana. Así, a los usuarios domésticos que consuman más de 300 kilovatios por hora al mes se les aplicará un incremento progresivo de la tarifa que oscila entre el 15% y el 285%. Es decir, que esos clientes tendrán que pagar entre 1,50 y 5,00 pesos cubanos dependiendo del consumo, en vez de los 1,30 pesos fijados.

La Gaceta Oficial de Cuba con sanciones a los arrendatarios

Acuerdo de Cuba con Aiop Giovani

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA