El sueño de Ortega

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Nicaragua quiere ser la alternativa al canal de Panamá. Sin embargo, esta guerra entre canales para el transporte marítimo de mercancías en un mundo con un creciente peso de los barcos, puede tardar unos años en llegar. Según algunas estimaciones, la infraestructura no estará lista en menos de una década. Nicaragua quiere ser la alternativa al canal de Panamá. Sin embargo, esta guerra entre canales para el transporte marítimo de mercancías en un mundo con un creciente peso de los barcos, puede tardar unos años en llegar. Según algunas estimaciones, la infraestructura no estará lista en menos de una década.

La intención del gobierno del país centroamericano es que se dé servicio a barcos mayores de los que admite su competidor del sur. Para ello todavía tienen que precisar el calado y la anchura que tendrá el corredor acuático, que determinará si podrán pasar por él algunos de los grandes petroleros y gaseros que no entran en las instalaciones panameñas.

A día de hoy, los barcos que quieren cruzar entre los océanos Atlántico y Pacífico y viceversa, tienen dos opciones: bordear el continente americano por el sur, o pasar por el Canal de Panamá. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quiere acabar con ese monopolio y proyecta realizar un canal alternativo por su país.

El gobierno nicaragüense quiere construir esta gran obra de ingeniería que costará alrededor de 30.000 millones de dólares (23.870 millones de euros), para el que el estado contará con ayuda de inversores internacionales.

Y ya le han salido muchos novios a esta obra faraónica. Según publica Europa Press, hay interés en esta infraestructura en países como Venezuela, Brasil, China, Japón, Corea del Sur y Rusia.

Sin embargo, los detractores de esta construcción dicen que Nicaragua no puede costear una obra de semejante complejidad. Un dato que dan es que el Producto Interior Bruto anual de toda la nación es sólo de 18.779 millones de dólares y el coste total es casi el doble. En un país de 5,7 millones de habitantes, si tuvieran que pagarlo a partes iguales durante los 10 años de la construcción, a cada habitante le costaría alrededor de medio millón de dólares.

Los planes de Ortega y su gobierno es que canal utilizaría las aguas del río San Juan que mide unos 200 kilómetros de longitud y nace Lago Cocibolca y desemboca en el mar Caribe. Desde el Pacífico se abriría una vía llena de esclusas hasta el mencionado lago del interior del país.

Según han revelado medios nicaragüenses, las propuestas que se manejan son seis rutas van a tener que ser examinadas para comprobar si son factibles, para comenzar las obras de esta vía marítima lo antes posible.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA