El ‘pinchazo’ de dos potencias

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno brasileño de Dilma Rousseff ha reducido considerablemente sus previsiones de crecimiento para 2013: del 3,5% estimado anteriormente al 2,5%. Lo mismo ha tenido que hacer esta semana Peña Nieto con sus pronósticos de expansión económica para México. El Gobierno brasileño de Dilma Rousseff ha reducido considerablemente sus previsiones de crecimiento para 2013: del 3,5% estimado anteriormente al 2,5%. Lo mismo ha tenido que hacer esta semana Peña Nieto con sus pronósticos de expansión económica para México.

El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, ha declarado que su expectativa es que “el crecimiento económico sea del 2,5%, Brasil está exportando menos porque hay una crisis global y los mercados están parados”. Así lo ha dicho en una entrevista con el canal de televisión Globonews.

Aunque también ha asegurado que no alcanzar las tasas previstas tampoco supone un fracaso. “El Gobierno establece metas y persigue esas metas, pero poder alcanzarlas depende de muchos factores”, ha asegurado, además ha mantenido que el sector privado es el que debe “ser más ambicioso”.

El ministro no ha dejado de lado que esta cifra supone un revés para la economía del país. “Ahora nos enfrentamos a problemas con las divisas debido a una fuerte depreciación del real, que desde el enero pasado ha llegado casi al 20%, lo cual podría presionar la tasa de inflación”.

En cualquier caso, confía en que la depreciación de la moneda nacional pueda revertirse, de modo que no se impida un mayor impacto sobre los precios de los artículos que dependen de componentes importados y se encarecen a la ver que el dólar. Comentaba que “hasta ahora no hemos detectado un efecto sobre la inflación. No digo que no pueda ocurrir, pero hasta ahora no ha pasado”. Para él, “el Gobierno cuenta con diversas herramientas para apuntalar la moneda nacional”.

Se ha podido saber también que el Banco Central se propone intervenir cuatro veces por semana en el mercado de divisas para evitar la depreciación del real. En una nota oficial, la entidad ha comentado que ofrecerá 500 millones de dólares por día en el mercado de futuros entre lunes y jueves y que los viernes puede intervenir mediante otros mecanismos. Estas intervenciones, como señala el Banco Central, tienen como fin “mantener la liquidez y proveer a los agentes financieros de la debida cobertura cambiaria”.

Por su parte, tras meses de entusiasmo generalizado en torno a la economía mexicana, el Gobierno ha optado por la prudencia y ha recortado su previsión de crecimiento para 2013 del 3,1% al 1,8%. Es el segundo ajuste en lo que va de año y se ha decidido hacerlo así por el Producto Interior Bruto (PIB), que este trimestre se ha colocado en el 1,5%, lo que hace que el promedio de la primera mitad del año se queda, así en el 1%. Así lo señalan los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los nuevos datos tienen que ver con el “menos desempeño económico mundial en la primera mitad de 2013”, que tiene que ver con que países industrializados y emergentes (EEUU, Alemania, Brasil y Rusia) han revisado sus expectativas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA