El ‘monopolio’ colombiano de Slim

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las compañías telefónicas colombianas están hartas del poder casi monopolístico del magnate mexicano Carlos Slim en el mercado del país latinoamericano. Tal es así que hasta cinco operadoras de la nación se han dirigido a la Oficina de Representación Comercial de EEUU en el país para denunciar al Gobierno de Juan Manuel Santos. Acusan al Ejecutivo de no aplicar las medidas previstas en el TLC entre ambas naciones para frenar a Claro, la compañía del hombre más rico del mundo. Las compañías telefónicas colombianas están hartas del poder casi monopolístico del magnate mexicano Carlos Slim en el mercado del país latinoamericano. Tal es así que hasta cinco operadoras de la nación se han dirigido a la Oficina de Representación Comercial de EEUU en el país para denunciar al Gobierno de Juan Manuel Santos. Acusan al Ejecutivo de no aplicar las medidas previstas en el TLC entre ambas naciones para frenar a Claro, la compañía del hombre más rico del mundo.

Las denunciantes exigen que se cumpla lo previsto en el pacto bilateral que entró en vigor a primeros de este año y que, según su visión de lo acontecido desde entonces, no se habría llevado a cabo. Lo que explicaría que, en la actualidad, la empresa del magnate mexicano tenga una cuota de mercado del 66,9%.

Curiosamente, su principal competidora, la filial colombiana de la española Telefónica, que tiene un 21,56% de cuota, no se ha unido a la reclamación que lidera Colombia móvil, la tercera en discordia con una cuota de mercado del 12,04%. Una empresa controlada por el grupo Millicom de Luxemburgo.

Junto a ella, otras dos empresas tradicionales del tejido productivo local, Une EPM que controla el Grupo de Empresas Públicas de Medellín, propiedad del Ayuntamiento de la localidad y que es la segunda mayor compañía por activos tras Ecopetrol y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá.

Y también dos compañías controladas por capitales estadounidenses, Avantel, cuyo propietario es el fondo Discovery Global Citizens Capital Partners, y Direct TV Colombia, que controla Liberty Media, el holding de John Malone.

El magnate de las telecomunicaciones también ‘controla’ el mercado de la televisión de pago en Brasil, un sector al alza en el país iberoamericano. Con el 52,7% de cuota, la plataforma Net, propiedad de Slim, lidera este mercado a amplia distancia de su principal competidor Sky, que abarca el 31,1% del mercado.

Se trata de un sector en auge en Brasil que ha llegado ya al 27% de los hogares del país iberoamericano. Así lo asegura el Instituto de Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que sostiene que estos servicios se distribuyen a aproximadamente 52,7 millones de brasileños, teniendo en cuenta el promedio de 3,3 personas por vivienda.

El crecimiento del sector de la televisión de pago se ha impulsado significativamente en el último año. En el mes de noviembre, este servicio ha sumado 266.800 nuevos clientes. Según los datos de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (ANATEL), esto representa un incremento del 1,7% respecto al mes anterior y un 28,3% tomando como referencia noviembre de 2011.

Pero, el dominio de Slim no es lo único que preocupa en algunos segmentos del negocio. Algunos canales temáticos están en contra del trato que suelen recibir de los operadores de televisión de pago. Sobre todo aquellos que se ven incluidos en las ofertas ‘premium’. Una circunstancia que obliga a los televidentes interesados en sus contenidos a pagar los ‘paquetes básicos’ más una cuota adicional. Creen que así pierden abonados. Ahora Internet puede ser la solución.

La última iniciativa de estas características se ha presentado esta semana en Chile. El canal Estadio CDF, especializado en retransmisiones deportivas, acaba de lanzar una plataforma en ‘streaming’ a la que puede accederse por subscripción sin depender de ningún operador de cable o satélite que actúe como intermediario.

La cuota de abono directa permite la sincronización con retransmisiones en directo de eventos deportivos, oferta que se completa con otros contenidos históricos a los que también puede accederse por medio de peticiones de pago de videos bajo demanda.

La plataforma del canal chileno puede verse además en cualquier televisión preparada para la navegación por Internet o, en su defecto, en un receptor dotado con entrada HDMI, aunque en este caso se necesita del uso de un ‘intermediario’ tecnológico. Ya sea un PC, un ‘tablet’ o un Mac. De momento, los contenidos no están disponibles en los ‘smartphones’. Aunque este es un asunto que la empresa piensa solucionar muy pronto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA