El fin de la historia bonita

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Nuestro colaborador Juan Carlos Zapata continua con su serie sobre los cambios de en los equilibrios del poder que se han desencadenado en el entorno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. La nueva estrella emergente es Jorge Giordani, ministro de Finanzas que se ha consolidado tras la persecución que ha llevado a cabo el Gobierno sobre muchos antiguos amigos del presidente. La purga sigue, mientras muchos hombres de negocios parecen haber optado por abandonar el país. Nuestro colaborador Juan Carlos Zapata ha realizado un reportaje sobre el poder que ha adquirido el ministro de Finanzas de Venezuela, Jorge Giordani. Tras la persecución que ha llevado a cabo el Gobierno de Hugo Chávez hacía muchos de los grandes empresarios y antes amigos del presidente, ahora Zapata nos devela como los hombres de negocios, han decidido abandonar el país.

Cae Ricardo Fernández Barrueco. Golpe a un polo de poder en gestación: Adán Chávez, hermano del mandatario y gobernador de Barinas, Rafael Ramírez, presidente de la petrolera estatal Pdvsa y José Vicente Rangel, que ha sido un alto cargo en la administración chavista.

No era el mismo caso de los empresarios Carlos Kaufman y Durán, cuyo impacto quedó focalizado en el ex-gobernador Johnny Yánez Rangel.

En cambio, la ola expansiva de Fernández Barrueco se lleva a otros empresarios y funcionarios como Pedro Torres Ciliberto, Arné Chacón, Jesse Chacón, Alejandro Uzcátegui, entre otros.

Los operadores se van del país. Los testaferros no se confían. La desconfianza cunde, desatándose un todos contra todos. Las intervenciones bancarias arrastran a José Sambrano, Gonzalo Tirado, y las casas de corretaje. En el gobierno, el primer afectado es el tesorero Alejandro Andrade.

Hay sensibilidad interna. Renuncia el vicepresidente Ramón Carrizales y con él, su gente: su mujer en Ambiente y su pupilo, Eugenio Vásquez Orellana en el Banco de Venezuela.

El ministro Jorge Giordani avanza y coloca sus piezas en la estructura del gobierno, en desmedro de Diosdado Cabello. También marca a Nelson Merentes en el Banco Central.

Se va Rafael Sarría del grupo de Diosdado Cabello. Cae Mahyed Kalil del Grupo Guayana. El alcalde Jorge Rodríguez responde al ex-alcalde Freddy Bernal. Negado a reprimir estudiantes y reclamando más democracia, el gobernador de Lara, Henri Falcón, renuncia al PSUV.

Entre Miami y Washington, bancarios y banqueros fugados entran en el esquema de información por protección. En la Fiscalía se preguntan: ¿Cómo es que la Superintendencia de Bancos no fue diligente con los traspasos bancarios y otras supervisiones?.

La caída de Tirado impacta en los Salvatierra de Caracas y los Simoza de Monagas. La caída de Sambrano impacta en el banquero Nelson Mezerhane y el Banco Federal. La caída de Fernández Barrueco abre el apetito del comandante, quien va por más, expropiando Sambil La Candelaria, Éxito, instalaciones de Polar y La Francia.

El impacto en Mezerhane provoca la crisis interna en Globovisión. El apetito por Polar en Lara, es el detonante para la renuncia de Henri Falcón. La movida en Globovisión se traduce en descabezar a Alberto Federico Ravell, director y accionista.

Sale el ministro Samán del Indepabis por mala praxis en Éxito. (Entre otras equivocaciones creyeron encontrarse con grandes inventarios, como en Fextum). La movida en Globovisión deja solo a Marcel Granier que opta por negociar con Conatel el status de RCTV. El caso Mezerhane-Federal-Globovisión sube los puntos del ex-vicepresidente José Vicente Rangel en el poder chavista.

Pero en la Fiscalía solicitan como testigos del caso Torres Ciliberto a personas del entorno de Rangel. La decisión del PPT admitiendo a Falcón en sus filas resquebraja aún más las alianzas del chavismo. El PSUV y Chávez no tienen otra salida que actuar implacables e intentar destruir a Falcón y al PPT para evitar otras fugas en el partido.

Mientras en la oposición, la Mesa de Unidad no logra trascender el carácter cogollérico. Las fisuras unitarias inhiben a empresarios y banqueros de financiar las campañas, salvo ayudas directas. Banqueros y aseguradores, tradicionales financistas, lucen agotados y desencantados.

En lo estrictamente económico ya se sabe: éste es un trimestre perdido. Los cálculos en torno al PIB para 2010 van desde un optimista 1% de crecimiento del gobierno a entre realistas y pesimistas que se pasean entre un -1, -4, -6 y hasta -9%. Otro hecho: los apuros de PDVSA obligaron a la devaluación. Y apurados, improvisaron. Pero parte de la plata se desvía para montarle gobierno paralelo a César Pérez Vivas en Táchira.

Los anuncios por bajar el dólar permuta, otra promesa. El hueco de caja del gobierno es mayor. La deuda de Cadivi pasa de los $20.000 millones. La quiebra bancaria le restó más caja al gobierno. En la Fiscalía echan cálculos: más de $7.000 millones.

La crisis eléctrica obliga a disponer de recursos por más de $4.000 millones. Ya no hay cálculos para los pasivos laborales y los contratistas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA