Dragones en América

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las grandes economías de Asia se han dado cuenta de que Latinoamérica ya no es lo que era, y han decidido centrar su atención en los países de la región. El ministro de Japón, Naoto Kan, ha asegurado que América Latina es una de las regiones más atractivas a la hora de invertir. China, que en 2011 será el segundo mayor aliado comercial de la región, se ha convertido en uno de los principales prestamistas, esta misma semana ha otorgado un crédito de 1.000 millones de dólares (788 millones de euros) a Ecuador. Sin olvidar que el Gobierno de Corea del Sur ha llegado a un acuerdo con Perú para llevar a cabo un Tratado de Libre Comercio (TLC). Las grandes economías de Asia se han dado cuenta de que Latinoamérica ya no es lo que era, y han decidido centrar su atención en los países de la región. El ministro de Japón, Naoto Kan, ha asegurado que América Latina es una de las regiones más atractivas a la hora de invertir. China, que en 2011 será el segundo mayor aliado comercial de la región, se ha convertido en uno de los principales prestamistas, esta misma semana ha otorgado un crédito de 1.000 millones de dólares (788 millones de euros) a Ecuador. Sin olvidar que el Gobierno de Corea del Sur ha llegado a un acuerdo con Perú para llevar a cabo un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Japón ha puestos sus ojos en América Latina. El ministro del país nipón, Naoto Kan, ha asegurado que se trata de una de las regiones más atractivas a la hora de invertir, ya que alberga países tan prometedores como es el caso de Brasil y México. Kan considera que los sectores que más pueden interesar a su país a la hora de invertir son los recursos naturales, la energía, las grandes infraestructuras para el transporte urbano, la electricidad y el agua.

Japón es un país que ya había mostrado con anterioridad su interés por tratar con América Latina, de ahí que haya firmado un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México y Chile y actualmente negocie un pacto parecido con Perú. El país nipón también se encuentra a la espera de llegar a un posible acuerdo de inversión con Colombia.

Por otro lado, las relaciones comerciales que Latinoamérica ha logrado con dos de los grandes asiáticos, India y China, han provocado que la relación entre América Latina y EEUU empiece a ser cada vez más distante, algo impensable hace pocos años. La dependencia que antes existía respecto a los vecinos del norte comienza a desaparecer.

Para comprobar este cambio de aires, basta con decir que China será, para mediados de 2011, el segundo mayor aliado comercial de la región, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), superando a la Unión Europea y teniendo sólo por delante a EEUU.

Esta misma semana, China ha concedido a Ecuador un préstamo por valor de 1.000 millones de dólares (788 millones de euros), con una tasa de interés del 6%, con un vencimiento en 4 años, con 6 meses de gracia. La devolución de éste se realizará en dos tramos: el primero de 800 millones (630 millones de euros) de libre disponibilidad, y el segundo de 200 millones de dólares (unos 157 millones de euros).

El préstamo, otorgado por el Banco de Desarrollo de China, permitirá a Ecuador cerrar la financiación presupuestaria de este año. Servirá para llevar a cabo el Plan Anual de Inversiones 2010 y proyectos petroleros de interés nacional, según ha asegurado el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

Patricio Rivera, ministro de Hacienda, declaró que el préstamo permite cerrar la financiación presupuestaria de este año y, por ende, la ejecución de proyectos de gran importancia para Ecuador. También precisó que por este crédito no se pagará con crudo ni contempla ninguna garantía colateral de petróleo hacia China.

Por otro lado, El Gobierno surcoreano de Lee Myung-bak ha llegado a un acuerdo con el Gobierno de Perú, que preside Alan García, para llevar a cabo un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambas naciones. Perú aumentará su comercio con su socio asiático en 7.000 millones de dólares (5.463 millones de euros) en 2016, cuando en 2009 el monto fue de 1.348 millones de dólares (1.052 millones de euros). El TLC permitirá asegurar «jurídicamente» las condiciones de acceso de las exportaciones peruanas en los sectores agrícola, pesquero y forestal al mercado coreano.

Fuentes gubernamentales han descrito el acuerdo como un pacto de libre comercio «de alto nivel» que cubrirá 25 sectores, entre ellos bienes, servicios, inversiones y servicios financieros. Eliminará todos los aranceles actuales en los próximos diez años.

«Esta es una alianza de muy largo plazo con Corea y estoy seguro (que) dará sus frutos en los próximos años, pero se hará cada vez más sólida y densa a lo largo de los decenios posteriores», ha destacado el mandatario peruano.

Las exportaciones peruanas están constituidas en su mayor parte por cobre, zinc, plomo, hierro y sus concentrados, además de moluscos preparados y preservados, café no descafeinado, calamares congelados, harina de pescado e hilados peinados de pelo fino.

Perú importa de Corea del Sur, en mayor medida, transmisores y televisores, polietileno de alta densidad, vehículos automotores y de transporte.

Siendo el valor comercial lo más importante en esta operación, y para destacar la envergadura de ésta, resaltan que este contrato es muy superior que el que firmó Chile con Corea en 2005. Cuando Chile firmó el mismo tratado con Corea, el comercio entre ambos países se quintuplicó en los primeros años del TLC.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA