Declaración de guerra

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La máxima mandataria argentina, Cristina F. de Kirchner no cesa en su lucha contra el dólar y aprovecha cualquier ocasión para atacar a la moneda y defender el uso del peso argentino. Continúa con su guerra a la divisa norteamericana a pesar de que a encontrado una nueva diana para a la que disparar sus críticas, el Fondo Monetario internacional (FMI) y la presidenta del organismo Christine Lagarde, quien sacó “tarjeta amarilla” a la nación latinoamericana por no aclarar sus estadísticas. La máxima mandataria argentina, Cristina F. de Kirchner no cesa en su lucha contra el dólar y aprovecha cualquier ocasión para atacar a la moneda y defender el uso del peso argentino. Continúa con su guerra a la divisa norteamericana a pesar de que a encontrado una nueva diana para a la que disparar sus críticas, el Fondo Monetario internacional (FMI) y la presidenta del organismo Christine Lagarde, quien sacó “tarjeta amarilla” a la nación latinoamericana por no aclarar sus estadísticas.

Cristina Fernández de Kirchner apoyó de nuevo la utilización del peso en lugar del dólar americano ya que, según la mandataria, “después de EEUU, Argentina es el país que más billetes verdes tiene”.

La presidenta aseguró que “cada argentino posee, de promedio, 1.300 dólares, mientras que cada brasileño únicamente cuenta con seis”. También aprovechó su intervención para criticar a EEUU. “Argentina es el único lugar donde no hay golpes de estado porque no tenemos una embajada estadounidense”.

Además, la mandataria, defiendió las estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y aseguró son “científicas y profesionales” a pesar de las críticas que ha vertido sobre ellas el Fondo Monetario internacional (FMI).

No tuvo tan buenas palabras para las mediciones de las consultoras particulares, mientras tanto, a las que descalificó. “Si la inflación fuera del 25% el país estallaría por los aires. Hay algo inflación, pero no estas cifras inconsistentes y absurdas” fue lo que la presidenta ha asegurado.

Estas declaraciones vinieron después de que la presidenta argentina respondiera con dureza a la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien había sacado “tarjeta amarilla” al país sudamericano.

Durante su comparecencia en la Asamblea General de Naciones Unidas y siguiendo con el ejemplo futbolístico la mandatarias argentina aseguró que “el rol del presidente de la FIFA ha sido bastante más satisfactorio que el rol del director del FMI”.

Añadió además que mientras que el organismo de fútbol gestiona exitosamente cada cuatro años el mundial de fútbol, “el FMI viene tratando de organizar la economía desde la década de los años 80 y crisis tras crisis no logra hacerlo”.

Pero a pesar de utilizar al organismo del balompié para desafiar al FMI, Cristina F. de Kirchner acusó a Lagarde de utilizar dicho deporte como ejemplo para la economía argentina: “Mi país no es un cuadro de fútbol. Es una nación soberana que toma soberanamente sus decisiones y no va a ser sometida a ninguna presión y mucho menos a ninguna amenaza”.

La directora del FMI había asegurado en una intervención en el Peterson Institute for International Economics que sacaba la “tarjeta amarilla” a Argentina y podría “enseñar la roja” y plantear los primeros trámites para que el país salga del organismo por no establecer estadísticas fiables.

El organismo monetario ha dado al Gobierno argentino tres meses para aclarar y remediar la escasa veracidad de las estadísticas presentadas, ya que según el FMI la nación latinoamericana podría haber modificado los datos del crecimiento del PIB.

La contestación de Crsitina F. de Kirchner a las amenazas de Lagarde podrían desatar la guerra entre la mandataria argentina y el FMI y provocar la expulsión de Argentina del organismo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA