Cruzar el charco es rentable

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Latinoamérica volvió a ser durante la primera mitad del año el principal generador de beneficios de los dos grandes bancos españoles, Banco Santander y BBVA, que han encontrado en la diversificación geográfica la clave para evitar que sus negocios se vean dañados por una crisis que ha afectado especialmente a las economías desarrolladas. Latinoamérica volvió a ser durante la primera mitad del año el principal generador de beneficios de los dos grandes bancos españoles, Banco Santander y BBVA, que han encontrado en la diversificación geográfica la clave para evitar que sus negocios se vean dañados por una crisis que ha afectado especialmente a las economías desarrolladas.

Banco Santander cerró los seis primeros meses del año con un beneficio de 4.445 millones de euros gracias a la aportación de Latinoamérica, en donde el grupo alcanzó unas ganancias de 2.160 millones, un 20% más que en el mismo período del año pasado. La región supone ya un 37% de los resultados de la entidad.

En este sentido, el consejero delegado del banco español, Alfredo Sáenz, considera que la “diversificación es un elemento fundamental que explica la estabilidad de nuestros resultados”. De hecho, por áreas geográficas, un 43% del beneficio del grupo procedió de los negocios en Europa Continental (un 22% España), un 37% de Latinoamérica (un 22% Brasil), un 17% de Reino Unido y un 3% de Sovereign (EEUU).

La mayor aportación en Latinoamérica correspondió a Brasil, que ganó 1.294 millones de euros, lo que representa un incremento del 35%. En Chile las ganancias aumentaron un 17% hasta los 301 millones de euros y en México un 26% hasta 291 millones. El volumen de créditos en la región alcanzó los 116.605 millones de euros, que representan un aumento del 20%. Brasil sube un 28%; Chile, un 21%, y México, un 12%. En depósitos se alcanzaron los 127.886 millones de euros, un 19% más.

Estos resultados sitúan a la entidad en línea para repetir las ganancias de 8.943 millones obtenidas en 2009. Según ha destacado Alfredo Sáenz, el beneficio de abril a junio ascendió a 2.230 millones, el más alto en los cuatro últimos trimestres.

Una de las fortalezas del banco presidido por Emilio Botín radica en su solvencia, como demostraron los recientes test de estrés, que el banco superó sin que sus ratios se viesen afectados en los escenarios más severos. El Santander terminó el primer semestre de 2010 con unos recursos propios computables de 81.062 millones de euros, con un excedente de 32.941 millones sobre el mínimo regulatorio exigido. Con estos recursos, el ratio BIS se situó en el 13,5%, el Tier I en el 10,1% y el core capital en el 8,6%, frente al 7,1% de hace un año.

La diversificación geográfica fue también uno de los motores del beneficio de BBVA, que alcanzó en los seis primeros meses del año los 2.527 millones de euros. En este sentido, la progresiva recuperación económica de México ayudó a que Bancomer, filial del grupo español, alcanzase un beneficio atribuido de 798 millones de euros, un 0,2% más que en la primera mitad de 2009, y ya un 31,5% de las ganancias del grupo.

Ángel Cano, consejero delegado del gigante bancario, señala además que, de cara al futuro, la prohibición del cobro de algunas comisiones en el país tendrá un “impacto marginal” en sus cuentas futuras, inferior al 2% del beneficio antes de impuestos, y que se verá compensado por el crecimiento de la actividad económica y el proceso de bancarización. El banco está ganando cuota en los principales segmentos y ha reducido la tasa de mora al 3,8%.

En América del Sur el grupo logró un beneficio de 453 millones de euros, un 12,9% más que en el mismo periodo de 2009. Además, en la región la tasa de morosidad (2,7%) cerró por debajo del dato de marzo (2,8%), con un ratio de cobertura superior (133% frente al 132% del primer trimestre). Dentro de esta área geográfica destacó el Banco Provincial de Venezuela, con un incremento en el beneficio atribuido de un 34,1% (a tipo de cambio constante) hasta alcanzar una cifra de 65 millones de euros.

BBVA alcanzó en los seis primeros meses del año un beneficio atribuido de 2.527 millones de euros. Aunque la cifra representa una caída de un 9,7% respecto a igual periodo de 2009, esta ganancia se obtiene tras haberse realizado una dotación voluntaria de provisiones genéricas de 250 millones de euros. En el segundo trimestre, el resultado alcanzó los 1.287 millones. Gracias a estas provisiones la tasa de cobertura sobre dudosos ascendió al 61%, desde el 59% anterior, al mismo tiempo que la morosidad se estabilizó a la baja en una tasa del 4,2%.

La fortaleza de la cuenta de resultados permite al grupo situarse en una sólida posición de capital, con la generación orgánica en el trimestre de 20 puntos básicos de core capital, que le permiten absorber el impacto de la inversión realizada para el incremento de participación en su socio chino CNCB del 10% al 15%. BBVA terminó el semestre con un core capital del 8,1%, y un Tier 1 del 9,2%. La solvencia ha quedado demostrada también en los recientes ‘test de estrés’, que el banco superó con holgura a pesar de que en España fueron “más estrictos que en el resto de países”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA