Cristina y las multinacionales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno argentino ha pedido en secreto que las empresas internacionales asentadas en el país suspendan el giro de divisas a sus casas matrices hasta fin de año, o bien eliminen la salida de fondos por el plazo de un año, según afirmó el diario Clarín. El Gobierno argentino ha pedido en secreto que las empresas internacionales asentadas en el país suspendan el giro de divisas a sus casas matrices hasta fin de año, o bien eliminen la salida de fondos por el plazo de un año, según afirmó el diario Clarín.

Según el diario argentino, el deterioro de las cuentas externas junto con la fuerte demanda de dólares ha hecho que el Gobierno de Cristina Fernández inicie una nueva ofensiva contra las multinacionales, que forma parte de las iniciativas de control de cambios que adoptó la Hacienda del país para frenar la fuga de dólares. Estas peticiones afectan a todos los sectores, pero en especial van dirigidas a las multinacionales de alimentos y a la de automóviles.

Esta ‘campaña’ se realiza ante la imposibilidad del ejecutivo de prohibir legalmente el giro de divisas. Hace tiempo ya se planteó realizarlo a través de un decreto, pero no pudo ser posible por el impacto negativo que tendría hacerlo público. Además, Argentina tiene firmado tratados internacionales de inversión con Estados Unidos y Europa, que impiden adoptar esta medida.

Este tema fue tratado en la Unión Industrial Argentina, en donde los dirigentes de COPAL pidieron que se blanqueara esta situación, a través de un decreto de la Casa Rosada.

Por otro lado, el Banco Central del país ha anunciado el retraso de la publicación del “Informe de la evolución del mercado cambiario”, del tercer trimestre de 2011 a principios de diciembre, alegando que el área que lo realiza está sobrecargada de trabajo. En informe se recogen los ingresos de divisas de las exportaciones o por préstamos recibidos y las salidas por los pagos de importaciones, intereses y salidas de capitales, entre otros datos.

Además, este informe cuantifica la fuga de capitales, que se ha hecho más intensa desde julio. Algunos expertos señalan que en el tercer trimestre del año, la cifra ha ascendido a 9.700 millones de dólares (unos 7.150 millones de euros aproximadamente).

Por el momento, las medidas aprobadas por el Gobierno del país para frenar la fuga de capitales la semana pasada, por lo que se prevé que se anuncien nuevos controles para poder solucionar el problema.

El responsable financiero de Repsol, Miguel Martínez, ha asegurado que “el Gobierno de Argentina no tiene ningún derecho sobre los dividendos de YPF”, en referencia a la decisión de la presidenta del país, Cristina Fernández de Kirchner, de exigir a las compañías mineras, gasistas y petroleras repatriar al menos el 30% de lo ganado en el país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA