Confusiones internacionales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo ha asegurado que no intervendrá en el conflicto argentino-británico por las Islas Malvinas. A pesar de que el canciller argentino, Héctor Timerman hubiese asegurado contar con el apoyo de los españoles. El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo ha asegurado que no intervendrá en el conflicto argentino-británico por las Islas Malvinas. A pesar de que el canciller argentino, Héctor Timerman hubiese asegurado contar con el apoyo de los españoles.

El diario español El País ha señalado que, según el latinoamericano, durante el encuentro se acordaron gestiones conjuntas para instar al Gobierno británico a cumplir las resoluciones de la ONU que obliga a intentar hablar para encontrar una solución.

Aunque la Moncla pronto ha salido a desmentir todo esto y ha asegurado que “no hace suya” la versión ofrecida del encuentro por las autoridades argentinas y ha mantenido que Reino Unido es “un país amigo”.

La reunión se ha llevado a cabo cuando la delegación española se encontraba en Nueva York, acompañando al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su participación en los debates de la Asamblea General de la ONU.

En su encuentro, Margallo y Timerman dieron un repaso a otros temas de la agenda bilateral, diversos temas de política exterior y de cooperación. Su pretensión es reunirse lo más pronto posible para perfilar estos asuntos.

Según la nota de prensa del Gobierno argentino, “los dos ministros hablaron sobre las coincidencias existentes entre la situación de las disputas de soberanía sobre la cuestión de las Islas Malvinas y de Gibraltar. Asimismo, acordaron realizar gestiones conjuntas instando al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a dialogar en cumplimiento de los mandatos de las Naciones Unidas”.

Ante todo esto, el PSOE ha asegurado que se siente decepcionado, pues el Gobierno se había comprometido a comentar cualquier caso sobre el contingente de Gibraltar (según los argentinos, ambos se comprometieron a ayudarse con sus respectivos problemas).

El tema de las Malvinas tiene un gran rodaje, pero todo apunta a que aún hay cartuchos que gastar. El pasado martes, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, volvió a quejarse del comportamiento británico. “Londres no le ha hecho ningún caso a la resolución de la Asamblea General de 1965 que le obliga a sentarse a dialogar sobre las islas Malvinas”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA