Comicios convulsos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A tres días de las elecciones primarias (de cara a las próximas legislativas) miles de manifestantes argentinos se movilizaron ayer por la noche en el centro de Buenos Aires contra el Gobierno nacional. A tres días de las elecciones primarias (de cara a las próximas legislativas) miles de manifestantes argentinos se movilizaron ayer por la noche en el centro de Buenos Aires contra el Gobierno nacional.

Los manifestantes fueron convocados por el grupo 8A y marcharon desde el Obelisco hasta la Plaza de Mayo con consignas en contra del Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner. Llevaban consigo un grupo de caceroleros que traían una extensa bandera argentina.

Además, para la ocasión, las agrupaciones convocantes colocaron una gran pantalla frente al Teatro Colón, en la que se proyectaron imágenes y mensajes de repudio contra el vicepresidente Amado Boudou, la presidenta Cristina Fernández y su hijo Máximo Kirchner.

Las consignas más repetidas tuvieron que ver con la corrupción, la inseguridad y la inflación. Aunque no contó con la presencia de la oposición, que prefirió mantenerse alejada de la movilización.

En la manifestación hubo incluso disfraces, la presidenta y el vicepresidente Amado Boudou estuvieron presentes en las manifestaciones, disfrazados como presos.

La protesta se llevó a cabo a pesar de que todos los partidos políticos ya levantaron sus actos de cierre de campaña en previsión a las elecciones primarias del domingo.

Tuvieron que hacerlo porque el Gobierno decidió declarar dos días de luto nacional tras una explosión de un edificio en Rosario, tal y como informó el medio AFP.

Las manifestaciones se repitieron en muchos otros puntos del país, como en Olivos, o La Plata, donde las cacerolas se convirtieron en principales protagonistas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA