Casting de inversores

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Economía y Hacienda de España, Luis de Guindos, debe encontrar inmediatamente compradores internacionales que respalden sin ambages la fiabilidad de la deuda soberana del país. Que estos inversores tengan nombre y rostro es fundamental para poner fin a los rumores que sacuden los mercados tras el susto de los mercados ayer. El ministro de Economía y Hacienda de España, Luis de Guindos, debe encontrar inmediatamente compradores internacionales que respalden sin ambages la fiabilidad de la deuda soberana del país. Que estos inversores tengan nombre y rostro es fundamental para poner fin a los rumores que sacuden los mercados tras el susto de los mercados ayer.

El mismo día en que se aprueba la reforma financiera, los bancos hundieron a la Bolsa y el Tesoro rompió su racha después de seis subastas muy positivas para España, en las que consiguió colocar bonos a un interés cada vez más bajo, a pesar de que la prima de riesgo no ha dejado de subir en las últimas dos semanas.

Los mercados bullen con rumores acerca de la mala salud del mix de inversores de España. El Tesoro llevó ayer a cabo dos subastas a largo plazo, una de ellas con vencimiento unos meses superior, que fue precisamente la supuso un sobrecoste.

Y es que la actuación de los bancos españoles, cuya liquidez tras la inyección al 1% del Banco Central Europeo (BCE), el pasado 21 de diciembre, se agota a la espera de la prevista para el 29 de febrero, fue menos contundente en dicha colocación. El vencimiento de estos bonos tendrá lugar en junio de 2015, apenas cuatro meses después de que se cumpla el plazo en el que los bancos deberán reintegrar el dinero al BCE.

Existen dudas acerca del apoyo, y aún la presencia, de grandes inversores extranjeros en la deuda española, por lo que De Guindos está obligado a presentar algún nombre relevante para respaldar la fiabilidad de la deuda nacional. Un nuevo rumor señala a China como comprador estrella de los bonos españoles, aunque ni Soraya Sáenz de Santamaría, preguntada al respecto, ha podido confirmar estos comentarios.

No es la primera vez que los políticos españoles recurren a China como aval de su capacidad para reintegrar el dinero invertido en su deuda. Ya durante el gobierno del PSOE, Zapatero “hizo sonar” el nombre del gran tigre asiático como posible comprador en abril de 2011.

Quizá por eso, algunos comentaristas están convencidos que esta resurrección de Pekín como cliente del Tesoro español en los rumores, puede tener su origen en las cercanías del Ministerio de Economía.

No sería raro para estos analistas de salón que De Guindos llevará a cabo una estrategia que ya puso en práctica Zapatero. El actual ministro ya apoyó las medidas tomadas por el Ejecutivo socialista, a partir de su cambio de rumo en mayo de 2010. Y así se confirma en el último folleto de emisión del Tesoro Público para inversores, publicado en la CNMV, en el que se alaban las reformas de Zapatero en cuanto a las pensiones, los sueldos de los funcionarios y el recorte del déficit en 2010 y 2011.

Pero De Guindos se encuentra en una situación comprometida: Precisamente durante sus reuniones con grandes inversores, saltó a los medios la información de Reuters sobre una supuesta modificación en el déficit dejado por el PSOE.

Esta estrategia política para el ámbito doméstico pone en entredicho la posición continuista del ministro ante los mercados internacionales, y por la cual ha sido criticado por miembros de su propio partido. Algo que no resulta novedoso, ya que también fue criticado por elegir como secretaria de Estado de Investigación e Innovación a la “roja” Carmen Vela, que fue partidaria activa de la reelección de Zapatero en 2008.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA