¿Capital privado para Pemex?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La histórica reforma energética mexicana, tal y como se refiere a ella el periódico español El País, se ha probado a una velocidad vertiginosa por las dos Cámara del Congreso. En concreto, el gobernante PRI y el PAN han concretado la apertura del sector energético a la iniciativa privada. La histórica reforma energética mexicana, tal y como se refiere a ella el periódico español El País, se ha probado a una velocidad vertiginosa por las dos Cámara del Congreso. En concreto, el gobernante PRI y el PAN han concretada la apertura del sector energético a la iniciativa privada.

Según puede leerse en el medio del Grupo Prisa, esta reforma plantea modificar los artículos de 25, 27 y 28 de la Carta Magna, para permitir que el Estado celebre contratos de servicios, utilidad y producción compartida, así como licencias con compañías privadas.

Ayer, la Cámara de los Diputados aprobó, de modo definitivo (con 354 votos a favor y 134 en contra) la reforma tras una sesión de 20 horas en las que el debate se encendió entre los partidarios y detractores de la reforma.

En concreto, los partidos de izquierda no han durado en verter duras críticas contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN), a los que acusaron de “vender la patria”.

Tal fue el caso que previamente a la reunión, diversos diputados de la izquierda decidieron ser un poco más duros y tomaron el salón de sesiones, cerrándolo con cadenas y candados, de manera que tuvo que discutirse el asunto en otro lugar.

Así, todos se trasladaron al auditorio del mismo edificio en un tenso ambiente en el que el diputado Antonio García Conejo, representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda), se quitó la ropa hasta quedar en calzoncillos para argumentar que las reformas del PRI y el PAN despojaban al país hasta dejarlo desnudo.

Otro de los más polémicos de la sesión fue el diputado de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, que aprovechó una de sus intervenciones para llamar “canallas” y “vendepatrias” a quienes apoyaron la reforma.

A pesar de todo esto, la aprobación en el Senado y en la Cámara de Diputados solo deja pendiente para los próximos días el visto bueno de 17 de las 32 legislaturas de los Estados para que después el presidente, Enrique Peña Nieto, la promulgue.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA