Ana Moura

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuando Ana Moura inició su carrera hace ahora once años, los puristas del fado sintieron un terrible escalofrío, pero su empecinamiento no pudo frenar el irresistible ascenso de la nueva diva. Cuando Ana Moura inició su carrera hace ahora once años, los puristas del fado sintieron un terrible escalofrío, pero su empecinamiento no pudo frenar el irresistible ascenso de la nueva diva.

Moura, que está de gira por España en estos días, se planteó desde el principio que la música tradicional portuguesa, como todos los universos sonoros populares, surgió de la mezcla y la combinación y no tuvo mayor problema en maridar el fado con otros géneros.

El resultado alcanza su máxima expresión en ‘Desfado’, su último álbum, que es, a la vez, el que más se aleja de las convenciones que rodean a esta música tan apreciada en el mundo y también el que más respeta las claves de un estilo que nació de la mano de compositores y cantantes volcados en la narración de sus experiencias vitales.

Para conseguir el resultado que pretendía, Moura, no ha dudado en buscar un productor muy lejos de Portugal y bastante poco relacionado con esta música en su trayectoria anterior. Y ha acertado. Larry Klein, a cuya sabiduría deben tanto artistas como Madeleine Peyroux o Tracy Chapman, ha sabido ‘deconstruir´ el fado, sin alterar su esencia.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA