ALBA y Wikileaks

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) reúne hoy a los ministros de exteriores de la zona para analizar la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener a Julian Assange, el fundador de Wikileaks. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) reúne hoy a los ministros de exteriores de la zona para analizar la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener a Julian Assange, el fundador de Wikileaks.

El Alba ha criticado la actuación del país de David Cameron y ha asegurado estar totalmente en contra de la coacción del país al amenazar la integridad de la misión diplomática, además de dar su apoyo al Gobierno ecuatoriano.

Además, en un comunicado, han advertido a las autoridades británicas de las “graves consecuencias” que tendría sobre las relaciones bilaterales con los países miembros la materialización de las amenazas vertidas por Reino Unido.

El secretario general del ALBA, Rodolfo Sanz, ha señalado que el asalto a la Embajada de Ecuador en Londres sería “un acto lesivo del Derecho Internacional, una aberración en el mundo civilizado”, de ahí que espere “el más rotundo rechazo de todos los Gobiernos del mundo”.

Ayer, Ecuador le concedió a Julian Assange el asilo político tras haberse refugiado en la Embajada del país latinoamericano después de haber gastado todas las vías legales para no ser extraditado. Ecuador basa su defensa en que en una vez le manden a Suecia (donde se le investiga por delitos sexuales) será transferido a EEUU, donde según el presidente Rafael Correa, “no se le juzgaría justamente”.

Así piensa también el ALBA, aunque aún no ha trascendido demasiado de la reunión que tendrá lugar durante el día de hoy. De cualquier manera, la alianza latinoamericana no deja a Reino Unido en buena posición, pues tacha la actitud del Gobierno de Cameron de “monstruoso”.

Pero Reino Unido parece firme y no quiere ni oír hablar de proporcionarle el salvoconducto para que pueda marcharse a Ecuador pues, considera tener “la obligación legal” de extraditar al fundador de Wikileaks a Suecia. Esta actitud y la amenaza de asaltar la Embajada de Ecuador han hecho que el país se gane críticas internacionales.

Parece que en este conflicto todos tienen algo que decir, también Assange, que ha asegurado ser víctima de una “persecución política” por parte de EEUU por haber revelado miles de documentos del Departamento de Estado sobre las guerras de Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA