Región en alerta

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

China devaluó tres veces seguidas el yuan frente al dólar alcanzando una depreciación del 4,8%. La medida persigue dar más plafón a las fuerzas del mercado, sin olvidar que su economía enfrenta dificultades en el sector de la construcción e inmobiliario. China devaluó tres veces seguidas el yuan frente al dólar alcanzando una depreciación del 4,8%. La medida persigue dar más plafón a las fuerzas del mercado, sin olvidar que su economía enfrenta dificultades en el sector de la construcción e inmobiliario. El consumo además sigue sin dar signos positivos a pesar de la reducción de la tasa de interés.

El gigante chino no consigue restaurar la confianza de los mercados, alertados de que Pekín profundice la devaluación, aunque declara lo contrario, sumado al temor que la segunda economía del mundo no crezca lo previsto. A pesar de la fuerte inyección monetaria en los circuitos bursátiles y bancarios, la administración china no logró impedir que los pisos de Shangai y Shenzen se vieran dinamitados con pérdidas superiores al 6%, situación que ha causado inquietud en una América Latina que en los últimos tiempos solía ver al gigante asiático como una solución a sus problemas y ahora descubre sus riesgos.

China es el segundo origen de las importaciones de América Latina y el tercer destino de sus exportaciones, cuyo 75% son productos primarios, desde granos hasta petróleo. No olvidemos la apetencia geopolítica china, desarrolla proyectos de inversiones -desde el canal interoceánico en Nicaragua hasta puertos en Cuba y refinerías en Venezuela, sin olvidar su acción de ayuda crediticia en países como Argentina Ecuador y Venezuela. Vale recordar que en enero último Pekín prometió invertir en los próximos diez años 250.000 millones de dólares en la región.

Volviendo al tema en cuestión, el efecto de la devaluación sobre los diferentes mercados fue vertiginoso, la mayoría de las monedas de economías emergentes se devaluaron, se deterioraron las cotizaciones de las materias primas. Un tema que no pasa desapercibido es la incertidumbre al futuro de la economía china, vislumbran que el ritmo de crecimiento del PIB no rondara el 7% proyectado sino que se habría acotado al 3%, lo que realmente resultaría preocupante.

No caben dudas que China gana en competitividad a efectos de exportar sus productos al globo, ya se sienten los primeros coletazos en la región. Los países sudamericanos a priori se ven más expuestos que sus vecinos del norte a los cimbronazos en los últimos tiempos Pekín se convirtió en el principal socio comercial de Brasil Chile y Perú, que ya sienten la desaceleración chino con la consiguiente baja en el precio de las materias primas, herramienta vital para su equilibrio si las hay.

Analistas anticipan que la depreciación del yuan afecta a los productos básicos exportados por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador Perú y Venezuela hacia el gigante asiático, si bien la medida abarata las manufacturas chinas, las monedas de la región se han devaluado por sobre el porcentaje asiático, mayor temor radica en que la pérdida de valor del yuan refleje y profundice la desaceleración de la maquinaria china, lo que impactaría geométricamente en Latinoamérica., por ejemplo, el dólar avanzo en los últimos días en un 3,7 por ciento frente al yuan, un 31 por ciento frente al real brasileño, el 23,8 por ciento, frente al peso colombiano, el 12,, frente al chileno el 10,7 ante el mexicano y el 9,2 por ciento ante el argentino.-La gran preocupación, si la economía china crece menos del 6,5 por ciento, no dudamos que la región acusará un duro golpe, especialmente la exportación de sus commodities, al momento las exportaciones de Brasil a China han caído un 15 por ciento en el primer semestre, valido es recordar que por cada punto porcentual de crecimiento del PBI chino, el latinoamericano crece 0,6 puntos, relación considerada alta.

A Brasil la mayor economía de la región, la situación puede sumarle otro coletazo, vive momentos críticos tanto políticos como económicos, y que se encuentra al borde de perder el preciado Grado de Inversión, como contrapartida recordemos que el real durante el año se ha depreciado el 23,8 por ciento con respecto al dólar, por lo que la devaluación del gigante asiático se ve en parte neutralizada por la medida brasileña. Sin embargo el abaratamiento de los productos chinos afectará la competencia con productos brasileños en diferentes mercados, por ejemplo industria automotriz, y electrodomésticos.

Argentina, en cambio, donde China es el segundo socio comercial, debe poner foco en su retraso cambiario, donde sus productos han perdido competitividad.- Venezuela, petrolero por excelencia, lamentablemente con una economía en crisis, al momento sufrirá más por una baja en el precio del oro negro que por la devaluación del yuan, por estos días la deuda del país caribeño con Pekín supera los 22.000 millones de dólares. En México, su peso se ha depreciado un 10 por ciento este año, además de sentir la caída del precio del crudo, el que, sin embargo no es tan determinante como lo es para Venezuela, petróleo dependiente.

En cuanto a la proyección de crecimiento económico para el 2015, el país azteca se ubica entre el 1,8 y el 2,6 por ciento. Algunos analistas ven la situación como zona de riesgo, sin embargo desde la administración Peña Nieto sostienen que el efecto es limitado, dado que su principal socio comercial es EEUU.

Bajando a papel los puntos considerados determinantes y que afectan directamente a la región. Colombia, Chile y Perú, muestran economías más sólidas, Ecuador en posición indefinida, Costa Rica principal proveedor de insumos electrónicos a China, podría verse en dificultades pues los mismos se encarecerán en el mercado chino.

Como vemos la región deberá poner a prueba toda su imaginación, sus celulitas grises en todo su apogeo, alcanzará con esto, o será necesario utilizar aquella antigua frase -juntos somos más- a esperar, atentos, los nuevos movimientos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA