Por el Buen Camino

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Quien hubiese imaginado tiempo atrás que un presidente representante de la derecha más conservadora de Chile tendería el puente hacia la hermana república de Bolivia a efectos de recomponer y en un gesto por demás elocuente,las nulas relaciones diplomáticas entre los dos países que se remontan a 1975 como consecuencia del reclamo boliviano a una salida al mar. Quien hubiese imaginado tiempo atrás que un presidente representante de la derecha más conservadora de Chile tendería el puente hacia la hermana república de Bolivia a efectos de recomponer y en un gesto por demás elocuente,las nulas relaciones diplomáticas entre los dos países que se remontan a 1975 como consecuencia del reclamo boliviano a una salida al mar.

Rápido de reflejos el presidente Evo Morales , destacó que su colega chileno , Sebastián Piñera, mantenga la voluntad de solucionar el conflicto existente sobre la demanda marítima boliviana, saludando con beneplacito las declaraciones del presidente Sebastián Piñera, entendiendo las «restricciones» del Gobierno de Chile para no discutir con Bolivia sobre una salida con soberanía al mar, pero al mismo tiempo destacó que en ambos Gobiernos hay «una gran voluntad de avanzar sobre el tema del mar».

El presidente Morales hizo hincapié en el prolijo, inteligente y efectivo trabajo que su cancillería ha desarrollado el acercamiento con su par chilena, reiterando la preponderancia de que el tema del mar se haya instalado en la agenda oficial de diálogo con Chile desde el 2006.

Sin lugar a dudas sorprendieron satisfactoriamente sus declaraciones El Ejecutivo confía en el Ejecutivo chileno , por lo que determina que existe confianza de gobierno a gobierno, hay confianza de Fuerzas Armadas a Fuerzas Armadas , sin dudar que la mejor vía es la de la diplomacia de los pueblos, lo más importante, para avanzar en estos temas de tan larga data.-

Del otro lado el presidente Piñera, devolvió flores, aduciendo que su gobierno va a ser muy creativo y perseverante en facilitar la salida al mar a Bolivia, advirtiendo que juegan en contra ciertas restricciones, particularmente en lo que se refiere a soberanía.

Vale recordar que Bolivia reclama a Chile la restitución de la salida al Pacífico que perdió en la guerra que libraron ambos países en el siglo XIX, y en la que terció Perú en alianza con los bolivianos. Debido a la controversia, Bolivia y Chile rompieron relaciones diplomáticas diplomáticas desde 1975.

El Gobierno boliviano ha ratificado varias veces que lo central de su política internacional es su demanda de soberanía a Chile para salir al Pacífico.

De acuerdo a esta mapa de situación es de esperar que en una primera fase de acuerdo Bolivia lograse una reintegración marítima, y ya concretada, en una segunda unifique criterios y negocie espacios de soberanía.

Sin embargo algunas voces bolivianas impulsan una dura interpelación al actual canciller David Choquehuanca por su desacertada política en la negociación sobre la demanda , aducen que el Gobierno boliviano ha estado negociando mar pero sin soberanía y tal acción es considerada como de alta traición a la patria, como vemos, en la cocina del poder boliviano también se cuecen habas.

Así, y a los efectos de darle continuidad y motorizar , los vicecancilleres de Bolivia, Mónica Soriano, y de Chile, Fernando Schmidt, acordaron que en sus próximas reuniones, posiblemente en noviembre, se analizarán propuestas para solucionar el tema marítimo

Es de esperar que la solución llegue a buen puerto, y que sólo Chile y Bolivia jueguen sus cartas, logrando un resultado satisfactorio que sin duda beneficiara a sus pueblos, recordando que en este juego participan sólo dos, no existiendo lugar para los oportunistas de siempre

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA