Momento de decisión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un nuevo cronograma electoral estaría diseñando Venezuela, piloteado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), cuya fecha tentativa sería el 31 de marzo, hay silencio de radio por parte del Gobierno, sin embargo se percibe un ambiente de campaña liderada por el actual vicepresidente Nicolás Maduro.

Un nuevo cronograma electoral estaría diseñando Venezuela, piloteado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), cuya fecha tentativa sería el 31 de marzo, hay silencio de radio por parte del Gobierno, sin embargo se percibe un ambiente de campaña liderada por el actual vicepresidente Nicolás Maduro, designado por Chávez, antes de ser operado, como su sucesor.

Pero el ambiente que se vive en Venezuela es el de una precampaña que encabeza el vicepresidente Nicolás Maduro quien se mueve como pez en el agua, utilizando todos los recursos y medios públicos a su provecho, sin que la oposición dispute el terreno. Así se confirmarían las sospechas acerca de preservar el estado de salud del presidente, Hugo Chávez Frías. Hay que recordar que un 54% de los venezolanos apoya la extensión del permiso del mandatario para mantenerse fuera del país.

El cronograma llevó a la discusión de la cúpula de la CNE, quienes dudan en llevar a cabo las elecciones antes o después del tan postergado ajuste económico, con medidas tales como el ajuste cambiario o la devaluación de la moneda y la subida del precio de la nafta, que en 14 años se ha mantenido congelado, por llenar un tanque de 40 litros hay que pagar un dólar, medidas por demás impopulares, al punto que el Banco Central se manifiesta contrario, ya que no existen las condiciones para aplicarlas al momento.

La solución mágica fue la figura del oro no monetario para vender bonos e incrementar las reservas internacionales.

En el Consejo se alistan a efectos de enfrentar la ausencia o inhabilitación física del presidente, que se encuentra hospitalizado en Cuba desde el 9 de diciembre pasado, convaleciendo de su cuarta operación del cáncer en la pelvis, vale recordar que desde entonces nadie ha visto ni escuchado al primer mandatario, a pesar de la aparición de cartas y firmas de su puño y letra que Maduro se ha encargado de exhibir al solo efecto de afirmar que sigue vivo y continúa en franca recuperación.

Vale recordar que el ex presidente Luis Inacio Lula da Silva planteó en su visita a La Habana, reunido con su hija Rosa Virginia Chávez, el ministro de Ciencias y Tecnología, Jorge Arreaza, y el canciller Elías Jaua la posibilidad de que reciba atención médica en el Hospital Privado Sirio Libanés de Sao Paulo, donde el ex mandatario se trató de cáncer de laringe en el pasado año.

Maduro en una clara encarnación del líder, en sus apariciones públicas como la del reciente 4 de febrero para celebrar el 21 aniversario del golpe que dirigió Chávez en 1992, encadena de manera obligatoria a radios y la TV para transmitir su mitin, igual actitud en la Asamblea Nacional rindiendo un homenaje póstumo al mártir revolucionario Noel Rodríguez estudiante universitario desaparecido en 1973, durante el primer gobierno del presidente Rafael Caldera.No todas son rosas para Maduro, dentro del ‘chavismo’ se sienten voces contrarias a su posición, Maduro no le llega a los talones de Chávez en carisma ni hablar, afirma el diputado Freddy Bernal. “En el ‘chavismo’ no hay nadie que le dé la talla a Chávez”. El discurso de Maduro es un mal play back de Chávez. Trata de imitarlo como si fuera un sargento que no ha hecho servicio militar. El vicepresidente se acurruca bajo la sombra de Chávez y su cruzada heroica, a efectos de mostrarse como el elegido delfín de su revolución.

Parafraseando la única verdad es la realidad al momento varios afiches en favor de la candidatura presidencial del vicepresidente aparecieron en algunas calles de la urbanización Macaracuay, al este de Caracas. En los afiches, se aprecia una foto de Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, abrazándose y acompañado por la frase: “Juntos. Maduro presidente”. Hasta ahora ni Maduro ni Cabello se han pronunciado sobre los carteles.

Para algunos voceros de la oposición los afiches recogen lo que en la práctica ha venido haciendo Maduro desde que Chávez partió a Cuba en diciembre pasado.

Especulando la fecha de la sucesión presidencial depende de la salud de Chávez, que para Maduro va en vías de recuperación y que en el momento menos pensado podría aterrizar como en sus mejores momentos en el aeropuerto internacional Simon Bolívar, en el estado de Vargas.

Sin embargo caen las hojas del calendario y la llegada está en veremos, ya una parte del partido Socialista Unido de Venezuela y toda la oposición tiene dudas de que Chávez vuelva, pero si lo hace será en condiciones que lo tengan que declarar inhabilitado para el cargo.

El artículo 233 de la Constitución dice que, cuando se produce la falta absoluta del presidente durante los primeros cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección dentro de los 30 días consecutivos siguientes. El comicio debe ser convocado por el presidente de la Asamblea Nacional, cargo ocupado ahora por Diosdado Cabello, uno de los hombres más poderoso del ‘chavismo’.

El CNE ya ha postergado tres veces los comicios municipales previstos para este año: el 13 de abril, el 25 de mayo y ahora el 14 de julio.

En 30 días están en capacidad de organizar nuevas presidenciales. Solo esperan el llamado de su comandante.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA