Modelo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

He hecho referencia muchas veces y desde mucho tiempo a la necesidad de un modelo de gestión política útil a la política democrática venezolana. Hoy, con nuevos actores, otro perfil y un momento decisivo, esa necesidad se convierte en urgencia. He hecho referencia muchas veces y desde mucho tiempo a la necesidad de un modelo de gestión política útil a la política democrática venezolana. Hoy, con nuevos actores, otro perfil y un momento decisivo, esa necesidad se convierte en urgencia.

El espacio de esa política fue llenado antes, por circunstancias que habrá que revisar en su momento (hemos mencionado algunas), por la Mesa de la Unidad Democrática, agrupación patológicamente electoralista, que no solo no cumplió su rol, sino que se convirtió en un gran distractor para la tarea referida.

En nuestro manejo previo, hemos hecho referencia a cuatro componentes necesarios de aquel modelo: 1°) Valores, principios y conceptos democráticos básicos, 2°) Reconocimiento y defensa del valor central de las condiciones electorales en democracia, 3°) La procura del bloque social que liderará la nueva ruta nacional, y 4°) El conjunto de propósitos y contenidos que orientarán esa ruta. Todo lo anterior, en función de unidad nacional, lucha política, decisión de cambiar a la democracia plena y procura de éxito al largo plazo.

El jueves 3, en una sesión de los “Foros de Calle”, que ha organizado el Decano Benito Hamidian, de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo, en el contexto de la actual crisis política nacional, en los cuales hemos participado activamente, se planteó embrionariamente la preocupación por la integralidad de los afanes democráticos actuales de la sociedad venezolana.

Tres fueron los aspectos más evidentes: 1°) el tipo y la calidad de la lucha, 2°) la claridad sobre lo que se procura con ella y 3°) la organización para ambas. Lucha, propósito y organización son los componentes de necesaria consideración para el éxito de tales afanes.

Me parece una buena aproximación. Las actuales luchas, montadas sobre un esquema organizativo que las complete y coordine y dotadas de un conjunto claro de propósitos más allá de la lucha misma (el “para qué” de ella) son un potente modelo de gestión para el momento actual venezolano.

El Foro del jueves, en el cual me tocó presentar y contextualizar la cautivante exposición de “Balo” Farías, del meritorio equipo del Movimiento Independiente Democrático del Estado Táchira, permitió aproximarnos a la más avanzada propuesta nacional relativa al último de los tres componentes.

“Balo” se refirió no solo a la prolongada crisis nacional –bastante más allá del inicio del chavismo- sino, sobre todo, al tipo de Proyecto de País que permite su superación. Es –debe ser- un aporte –mejorable, como él mismo lo exigió- al “para qué” se lucha. Se lucha para salir de la pesadilla, es verdad, pero se necesita tener a la mano una solución de recambio. Precisiones más, precisiones menos, eso lo permite un Proyecto de País.

A nosotros –al Decano Hamidian y a mí- nos tocó referirnos al esfuerzo –literalmente así- que avanzamos en el plano organizativo de las acciones de conjunto de las agrupaciones e iniciativas ciudadanas interesadas en el cambio democrático. Se hizo referencia a la Declaración de Intención de un conjunto inicial de ellas hacia un avance en la articulación, coordinación y organización de las actuales luchas democráticas y para los cometidos posteriores.

La lucha, por su parte, estuvo representada por parte importante del público asistente. Gente combativa de los sufridos sectores de San Diego, Naguanagua y El Trigal, de nuestro Estado Carabobo, pudo redimensionar y replantear el alcance de sus afanes actuales.

No es solo calle, como hemos planteado desde meses. Claro que la calle es no solo necesaria, sino incluso emblemática, pero ahora, acompañada de una mínima base organizativa y unos propósitos y contenidos que le van otorgando organicidad a lo que se hace.

El valor agregado del jueves es, además, haber aportado a la acción ciudadana actual un primer paso conceptual y organizativo –nada que ver con hechos violentos- para el conjunto amplio de participantes de las luchas, que estaba resultando absolutamente necesario.

Como le decía después del evento al Decano Hamidian, en el país político conocido, pleno de caudillismo, vedetismo y política carismática, en el cual resultan tan duros los temas de la organización y los contenidos programáticos estructurados, la única forma de avanzar en ellos es dando uno mismo el primer paso. Pueden estar seguros de que otros comenzarán a plantearse y avanzar lo mismo.

Jornada redonda, la del jueves 3 de abril. El viernes estaremos en el vecino Estado Aragua. En la lucha, la organización y la definición de futuros. Construyendo, en la práctica, el modelo de gestión política de la transición a la democracia que progresivamente asumimos como programa de trabajo.

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA