Medio siglo después

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Precisamente, en este año, se cumple el cincuenta aniversario de la muerte del Dr. Gregorio Marañon. Fue un personaje absolutamente singular. Otros médicos, como Ramón y Cajal o Severo Ochoa realizaron descubrimientos importantes que les condujeron a la obtención del Premio Nobel, pero ninguno tuvo tanta influencia sobre la práctica de la medicina como el Dr. Marañon. Además de esto, fue un importante escritor, autor de numerosas biografías e, incluso, tuvo una cierta presencia en la vida política española. Precisamente, en este año, se cumple el cincuenta aniversario de la muerte del Dr. Gregorio Marañon. Fue un personaje absolutamente singular. Otros médicos, como Ramón y Cajal o Severo Ochoa realizaron descubrimientos importantes que les condujeron a la obtención del Premio Nobel, pero ninguno tuvo tanta influencia sobre la práctica de la medicina como el Dr. Marañon. Además de esto, fue un importante escritor, autor de numerosas biografías e, incluso, tuvo una cierta presencia en la vida política española.

Destacaríamos dos aspectos sobresalientes de su concepción del mundo y de la vida. En primer lugar, el desprecio por las oposiciones. Llegó a sostener que el retraso científico, tradicional en España, es debido a la importancia que se concede a las oposiciones para conseguir un determinado puesto. Cuando se jubiló, o mejor dicho le jubilaron, en 1957, calificó esta situación administrativa como “la gran trampa con que la muerte hace su gran cosecha”. Precisamente, en estos momentos de jubilaciones anticipadas y en los que se lucha por anticipar la edad de jubilación, el desprecio de Marañon por esta situación administrativa resulta interesante.

Si tuviéramos que escoger uno de sus libros, dejando a parte los rigurosamente clínicos, nos quedaríamos con la biografía de Antonio Pérez, el secretario de Felipe II. Todas las intrigas de aquella España de los Austrias, que era la cabeza del mundo, aparecen descritas con una gran belleza y profundidad. Otra biografía, particularmente interesante, es la que lleva por titulo “Luis Vives, un español fuera de España”.

Como escritor de temas políticos es de subrayar el ensayo “Liberalismo y Comunismo”. “La fórmula comunista es única y con ella tratan sus adeptos de conquistar el mundo. La fórmula anticomunista no es necesariamente fascista. Anticomunistas son Italia y Alemania y Portugal y el Japón y explícita o solapadamente, otros muchos estados de Europa y de América. Y cada cual, dentro del mínimum de un esquema común, se gobierna a su modo. Hay, pues, donde escoger”.

La Sociedad Española de Medicina Interna, con la colaboración del Hospital Gregorio Marañon, ha realizado, en fecha reciente, un acto en homenaje a esta figura emblemática de la Medicina española. Allí se afirmó que “Don Gregorio es, sin duda, la figura más representativa y luminosa del humanismo médico en los últimos siglos, que se caracteriza por la transparencia, la hondura y la actualidad de su pensamiento”. La huella de Marañon en la Medicina es inmensa. Autor de 125 libros, 1,800 artículos y 250 prólogos, su libro “Manual de diagnóstico etiológico”, ha sido uno de los libros de medicina más difundido en todo el mundo. Para el Dr. Conthe, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, “la Medicina interna tiene un pasado y un presente muy meritorio pero, sobre todo, tiene un futuro muy útil para los ciudadanos. Así esta especialidad médica deberá mantener su papel indiscutible en el medio hospitalario, servir de puente entre la atención primaria y el hospital, y promover nuevas fórmulas asistenciales”. En definitiva, como señaló Marañon, resulta esencial la valoración del paciente desde la óptica humanista.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA