Lula abre el juego

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Comenzó en Brasilia la partida por el plan nuclear iraní, entre el presidente Lula, y la dama blanca Hillary Clinton, quien lo visita a fin de obtener del Gobierno brasileño su apoyo en la adopción de sanciones contra el régimen de Teherán, las que horas antes de la junta, la secretaria de Estado había recomendado aplicar ya que considera al régimen iraní como una fuerte amenaza para la paz en Oriente Medio. Comenzó en Brasilia la partida por el plan nuclear iraní, entre el presidente Lula, y la dama blanca Hillary Clinton, quien lo visita a fin de obtener del Gobierno brasileño su apoyo en la adopción de sanciones contra el régimen de Teherán, las que horas antes de la junta, la secretaria de Estado había recomendado aplicar ya que considera al régimen iraní como una fuerte amenaza para la paz en Oriente Medio.

Vaya sorpresa se llevó la secretaria de Estado de EEUU, ya que Lula Da Silva defendió el diálogo con Irán, afirmando que no ve prudente arrinconarlo contra la pared, sumirlo en la asfixia, sino que considera todavía viable dialogar, lo que demostró afirmando enfáticamente “Quiero para Irán lo mismo que quiero para Brasil y que en materia nuclear pueda usarla para fines pacíficos”, vale recordar que en noviembre pasado Lula ya había manifestado su apoyo al régimen iraní.

Sin embargo es prudente aclarar que en el caso en que Teherán se pase de la raya y vaya más allá de lo que dice la Constitución de Brasil -que prohíbe el uso militar de tecnología nuclear-, el país sudamericano no estará para nada de acuerdo con esa situación.

El mandatario brasileño apostó doble manifestando su intención de reunirse con los principales líderes mundiales, de los cuales él se siente parte de la mesa, incluyendo, por supuesto a Barack Obama, a efectos de evaluar e instrumentar una solución pacífica para destrabar el conflicto con Irán.

La mayoría de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad EEUU, Gran Bretaña, Francia y Rusia defienden la postura de imponer sanciones a Irán, por la intención de éste de enriquecer uranio al 20 por ciento, lo que le permitiría fabricar armas nucleares, sin embargo Brasil sostiene que la comunidad internacional debe dialogar con Irán hasta comprobar fehacientemente que su plan tiene fines pacíficos, como dice Ahmadinejad, quien rápido recurre a países como Turquía, China y Brasil a efectos de evitar sanciones internacionales, desplegado el gran tablero, hasta el momento, ha logrado su objetivo.

Hábilmente Lula al platicar con Hillary se refirió a vuelo de pájaro a sus viajes a Israel, Palestina y Jordania en marzo, y su visita a Irán, programada para mayo.

Evidentemente Lula refleja con hechos su intención de multiplicar geométricamente su protagonismo en la región constituyéndose en el aladid y referente de cara al resto del planeta, en cuanto a su plan nuclear al que ha reactivado fuertemente, ya proyecta la construcción de un submarino propulsado a energía atómica.

‘Pour le galerie’ y en un intento de mostrar algún tipo de coincidencias, y después de reunirse ambos secretarios de Estado, Hillary y Amorín emitieron un comunicado conjunto donde reiteraban su compromiso en la búsqueda de una solución diplomática positiva en el tema de referencia, pasado en limpio, ‘parole, parole’.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA