La silla vacía

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La desaparición física del ex presidente Hugo Chávez Frías no sólo representa un ‘tsunami’ para Venezuela, sino que debido a la inocultable influencia que ejerció durante sus 14 años de gobierno se moverán sigilosamente las piezas en el tablero regional, que sin lugar a dudas sufre el sacudón. La desaparición física del ex presidente Hugo Chávez Frías no sólo representa un ‘tsunami’ para Venezuela, sino que debido a la inocultable influencia que ejerció durante sus 14 años de gobierno se moverán sigilosamente las piezas en el tablero regional, que sin lugar a dudas sufre el sacudón.

El primer bloque regional que sentirá la replica será el ALBA -Alianza Bolivariana para los Pueblos-, ideado y creado por Chávez en el 2004. Primariamente incluía a Venezuela y Cuba, incorporando luego a países con gobiernos de izquierda como Bolivia, Ecuador y Nicaragua, entre otros. Pruebas al canto, a pesar del ingreso de nuevos miembros, el liderazgo recayó sobre Chávez, líder natural, además de que Venezuela es el principal sostén económico, por consiguiente su fallecimiento abre interrogantes sobre el futuro de la alianza.

De por sí, estamos frente a una revolución que busca al heredero.

Figura central de la política latinoamericana, la ausencia de Chávez deja ahora un vacío que reclama un heredero capaz de mantener vivo su discurso y proyectar a nivel regional su revolución. Por afinidad ideológica, voluntad o método de construcción política, quizá esa figura surja de algunas de las cuatro prominentes figuras políticas de la región.

NICOLÁS MADURO

Vicepresidente de Venezuela, a cargo del Ejecutivo, número puesto candidato del ‘chavismo’ en las próximas elecciones, avisora, en el caso de resultar triunfador, una agenda cargada de desafíos internos, los que probablemente lo obligarán a relegar, por un tiempo, a un segundo plano la agenda internacional, escenario en el que Chávez, se movía como pez en el agua, apostando a su proyección personal y política. Maduro primeramente deberá consolidarse como líder de su propio movimiento. Menuda tarea.

CRISTINA KIRCHNER

Presidenta de Argentina. Afinidad y herencia, carta fuerte si las hay, la mandataria, a la que no pocos círculos ven a éste, como el momento de proyectarse políticamente en un rol regional de mayor peso. Los comentarios que sobrevuelan la región se apoyan en su estrecho vínculo con Hugo Chávez y su afinidad en la visión la práctica y el proyecto político, convirtiéndola en voz legítima, por lo que algunos no dudan en que mantendría vivo el fuego discursivo bolivariano en la región.

RAFAEL CORREA

Presidente de Ecuador. El mandatario ecuatoriano hizo propio el socialismo del siglo XXI que impulsó Chávez, su metodología de acumulación de poder, una combinación de personalismo a ultranza, atención y clientelismo, gracias a los excepcionales recursos provenientes de la alta cotización del oro negro, algunos lo sindican como el discípulo del ex presidente venezolano.

EVO MORALES

Presidente de Bolivia. Unidos por la ideología, el antineoliberalismo, sus caminos convergen por las necesidades económicas de uno junto con la voluntad de proyectar su influencia del otro, el presidente boliviano y el líder bolivariano estrecharon sólidos vínculos políticos y económicos. Pero, al igual que Correa, en opinión de varios analistas, difícilmente Morales sea el heredero que pueda tomar la posta del mentor desaparecido.

La otra cara de la moneda muestra que no todos los países de la región se ven perjudicados por el deceso de Chávez, así , la izquierda moderada podría ganar espacio y por consiguiente extender su liderazgo regional, y quien sino Brasil aparece en escena, pues bien, si su política exterior es inteligente, Itamaraty, es garantía de marca, aprovechará el vacío de poder que deja la ausencia de Chávez para cobijar en su zona de influencia a los integrantes del ALBA, recuperando el liderazgo regional que en su mejor momento acompañó a Lula Da Silva. Es válido reconocer que Itamaraty, sintió el golpe y buscará retomar el espacio perdido.

Otra miradazo incide en que a pesar de la desaparición de Chávez las izquierdas moderadas de la región podrán tener más espacio para maniobrar y se verán fortalecidas, aunque solo de marginalmente, sin un rol de preponderancia.

“Otra situación que emerge con la muerte del ex mandatario es en que medida se. verán afectados Cuba y Nicaragua, países que reciben inocultables beneficios del gobierno venezolano, Cuba necesita para su consumo interno 80.000 barriles de petróleo diarios, Venezuela les provee 100.000.

La desaparición de Chávez podría significar el fin de esas subvenciones y para La Habana sería un caso similar a cuando se dio la caída de la Unión Soviética.

Nicaragua, al igual que una serie de países caribeños que viven del petróleo subsidiado, va a sufrir en gran medida, quizá no en forma inmediata, factible en el mediano plazo, supeditado a que rumbo tome la situación en Venezuela donde jugarán la profundización del modelo, su agotamiento, o por el posicionamiento de la oposición, como apreciamos los efectos colaterales del fallecimiento del líder bolivariano comienzan a percibirse, el tiempo, sólo el tiempo será testigo de los acontecimientos por venir.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA