Juego nuclear

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En cuántas oportunidades hemos analizado que nuestra región se ha convertido en un ‘bocatto di cardinale’, en la mira y reportado por potencias del otro lado del globo, dado que ya la consideran como un reservorio estratégico. En cuántas oportunidades hemos analizado que nuestra región se ha convertido en un ‘bocatto di cardinale’, en la mira y reportado por potencias del otro lado del globo, dado que ya la consideran como un reservorio estratégico.

Ahora bien, en los intrincados pasillos cercanos a Washington, han localizado a un pequeño pueblo de Bolivia llamado Coroma, perdido en la inmensidad de los Andes, capaz de sostener al país del altiplano por más de cien años, muchos nos preguntamos con qué recursos, la respuesta por demás sorprendente es que posee abundantes y prolíferos yacimientos de Uranio, los que evidentemente, aparecen como servidos en bandeja ante el desmesurado apetito que muestran las potencias nucleares y países con pretensiones de serlo, quienes no tendrían que coquetear por demás con los principales dueños del uranio, Canadá, Brasil. Niger, Australia, Kazajistán, Namibia y Rusia.

Como si esto fuese poco, el Servicio Ecológico de EEUU confirma que además del uranio, la zona es rica en otros metales ‘top’, como oro, cobre y plata, debemos recordar que días atrás Corama fue noticia ya que Potosí defendió como suyo un yacimiento rico en piedra caliza en un problema de límites con Oruro y el cerro Pahua, los corrilos aseguran que la situación limítrofe no se resolvía debido a que el Gobierno de Evo Morales planeaba entregárselo a Irán, Gobierno con el cual existen fuertes relaciones ideológicas, comerciales y económicas.

Según expertos bolivianos el yacimiento de uranio se extiende hacia el sur, siguiendo la Cordillera de los Frailes, hasta llegar al salar de Uyuni, desierto blanco de 10.000 kilómetros cuadrados que guarda la mitad de las reservas mundiales de litio, en toda la zona existen minerales complejos, no sólo uranio, sino también oro, plata y cobre diseminados y mezclados, incluso se logró ubicar sodio, el que para entendidos son 100.000 hectáreas de yacimiento que se las puede trabajar a cielo abierto, si Chile se ha enriquecido gracias a Chuquicamata, qué manto benefactor puede caer a Bolivia si su dimensión es 10 veces mayor.

Desde mayo de este año, el Estado retomó las exploraciones de uranio a partir de la mina Cotaje, que se encuentra en la zona del territorio en disputa entre Oruro y Potosí, hasta el momento no lo ha tomado como una prioridad y ha destinado apenas 450.000 dólares a su prospección, determinación producida a un año vista luego de que el servicio de Inteligencia de Israel acusara a Bolivia de proveer uranio a Irán.

A partir de la década del 70, la Comisión Boliviana de Energía Nuclear, mediante su Departamento de Exploración de Minerales, inició investigaciones sobre la existencia de uranio, conformando un equipo de especialistas y expertos nacionales que tuvieron entrenamiento en centros de energía nuclear de Europa para realizar labores de prospección, exploración y explotación de minerales de uranio y torio.

Se encontró el yacimiento de Cotaje, situado en la provincia Antonio Quijarro de Potosí y anomalías puntuales radioactivas en el altiplano y el Escudo Precámbrico del oriente, al que exploró en el año 1980, verificándose la existencia de minerales de torio-uranio, tantalita y tierras raras.

Casualidad ó causalidad hace días Bolivia e Irán reforzaron su alianza política y económica en La Paz, donde se reunieron el presidente, Evo Morales, y el ministro de Industria y Minas de Irán, Ali Akbar Mehravian.

El ministro iraní ofreció a Bolivia una cooperación de 254 millones de dólares para proyectos de desarrollo, destacando que afortunadamente los dos países, los dos pueblos tienen buenos y comunes objetivos en la comunidad mundial

Luego de agradecer la ayuda «incondicional», Morales defendió la vocación pacifista de Irán y atacó a Israel, al que situó en la lista de países terroristas. Además el mandatario boliviano se preguntó «por qué a Irán se le castiga mientras a Israel se le permite tener un arsenal nuclear ilegal».

Morales rompió relaciones diplomáticas con Israel en enero de 2009, tras la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza.

Los acuerdos suscritos entre los gobiernos de Bolivia e Irán tienen que ver con el desarrollo de una planta de textiles, la expansión de las plantas de leche y la colaboración para exploración de minerales, entre ellos el litio, tema del que nos ocuparemos.

Fogoneando las coincidencias, la ministra de Planificación de Bolivia, Viviana Caro, especificó que Irán ayudará a Bolivia a elaborar una carta geológica sobre su riqueza mineral.

A efectos de sellar los acuerdos y materializar la cooperación de 254 millones de dólares, el presidente Morales viajará a Teherán, en los próximos meses

Irán y Bolivia inauguraron su alianza en septiembre de 2007, cuando el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, visitó Bolivia por primera vez. Luego hubo una segunda visita en 2009.

Así el Gobierno de Morales ha defendido los proyectos de desarrollo nuclear de Irán «con fines pacíficos», ahora bien existe un interrogante, qué beneficios obtendría Bolivia de consumarse esta situación realmente hay demasiado en juego para que la contrapartida sea efímera.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA