Internas a la hora del Té

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Sol brillante en las playas de la Florida, todo normal, hasta que lo inesperado sucedió, internas del Partido Republicano en la búsqueda del candidato a gobernador del Estado, y quién lo hubiera imaginado, sorpresas nos da la vida, de pronto, el traje de candidato calzó en Rick Scott, multimillonario sin ningún tipo de experiencia política, el que, como dirían los conocedores del ‘derby’, no figuraba ni a ‘placet’. Como se presentaba la historia hasta último momento, todos los sondeos de opinión le daban una ventaja a su rival, el fiscal general Bill McCullum, quien hace dos semanas presentó una ley contra la inmigración ilegal más dura que la de Arizona, por lo que expertos analistas no dudaron en afirmar que, si bien podía restarle votos hispanos, esta ley ayudaría a McCullum a movilizar el ala ultra conservadora del partido. Sol brillante en las playas de la Florida, todo normal, hasta que lo inesperado sucedió, internas del Partido Republicano en la búsqueda del candidato a gobernador del Estado, y quién lo hubiera imaginado, sorpresas nos da la vida, de pronto, el traje de candidato calzó en Rick Scott, multimillonario sin ningún tipo de experiencia política, el que, como dirían los conocedores del ‘derby’, no figuraba ni a ‘placet’. Como se presentaba la historia hasta último momento, todos los sondeos de opinión le daban una ventaja a su rival, el fiscal general Bill McCullum, quien hace dos semanas presentó una ley contra la inmigración ilegal más dura que la de Arizona, por lo que expertos analistas no dudaron en afirmar que, si bien podía restarle votos hispanos, esta ley ayudaría a McCullum a movilizar el ala ultra conservadora del partido.

Sin embargo la realidad muestra que la preocupación por la situación de la economía y el desempleo pegó más fuerte en el electorado de parte del electorado.

De por sí en estos momento en la Florida el índice de desempleo ronda el 11,5%, es decir, dos puntos más que a nivel nacional. Durante su campaña electoral, Scott –un pragmático de 57 años– dirigió toda su campaña hacia la urgente necesidad de crear empleos. Especialmente de su bolsillo y de donaciones de amigos empresarios y adherentes gastó en publicidad cerca de 36 millones de dólares.

La victoria de Scott juega como un inocultable indicador de lo que podría suceder en las legislativas del próximo noviembre donde, si bien el tema de la inmigración en algunos Estados será importante, lo primordial seguirá siendo el tema económico,

Corriéndonos hacia Arizona, donde el debate migratorio vomita fuego, como consecuencia de la ley SB 1070 anti–inmigrantes ilegales, promovida por la actual gobernadora del Estado, la republicana Jan Brewer, aprobada en abril y luego bloqueada en sus partes más controvertidas por la jueza federal Susan Bolton, el senador y ex candidato a la presidencia, John McCain logró mantenerse de pie luego de resultar vencedor de John Hayworth, militante del Tea Party más conservador, quien aspiraba a reemplazarlo en la banca que detenta en el Senado. McCain logró imponerse con más del 50% no sólo porque endureció su posición con respecto a la reforma migratoria, sino porque en el último momento y como un soplo de aire fresco, más bien diríamos helado, recibió el apoyo de la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin, su compañera de fórmula en la campaña presidencial en la que se enfrentó al candidato y actual presidente Barack Obama.

Vale recordar que McCain había copatrocinado una reforma migratoria junto al extinto ex senador Ted Kennedy que preveía no sólo el refuerzo de la seguridad de las fronteras sino, además, un camino mediante el cual los inmigrantes sin papeles podían acceder a la ciudadanía.

Sin embargo, todavía muchos se preguntan por qué durante su campaña electoral dejó caer el tema de ciudadanía jugando a ganador acentuando su campaña sobre la seguridad en la frontera. Con la reelección en la manga se abre otra incógnita en la que McCain será el único actor: moderará de nuevo su posición con respecto a la política migratoria, ó sacará de la galera algún conejo blanco, sus partidarios prefieren que en lugar de un conejo, reluzca nuevamente el elefante.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA